Asume Lara la PGJEH con 19% de reprobados en confianza

982
Inicia PGJEH procedimiento contra tres servidores públicos

Pachuca

El 19 por ciento de los mandos y operativos de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) resultó no confiable para ejercer sus actividades dentro de la dependencia, sin embargo continúa en funciones.
De acuerdo con el reporte del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) con corte en julio, alrededor de 212 elementos de la procuraduría continúan en labores, pese a que tuvieron que ser separados de su cargo.
En el reporte se expone que de un universo de mil 115 elementos, 99 por ciento ya se evaluó, por lo cual está pendiente de aplicarse el examen a alrededor de 11 agentes.
En el caso positivo, menciona en el reporte que 80 por ciento resultó aprobado en su evaluación de control de confianza, lo que significa que 892 elementos son aptos para continuar sus funciones dentro de la dependencia, además de que ya se certificaron.
A su vez, refiere que del 80 por ciento de los mandos y operativos evaluados y aprobados de la PGJEH, el uno por ciento, que son alrededor de 11 elementos, está pendiente de renovar su certificado de control de confianza, que además significa que de las dependencias a ser evaluadas en control de confianza, son los que presentan el menor porcentaje de rezago en ese trámite.
De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), la evaluación de control de confianza consta de cinco exámenes: sobre entorno social y situación patrimonial, psicológico, polígrafo, médico y toxicológico.
El primero verifica la congruencia en la información proporcionada y documentación, para analizar si el entorno en el cual se desarrolla el servidor público se apega a los principios que rigen a la institución.
El segundo busca conocer e identificar las características de personalidad, inteligencia y habilidades generales del personal evaluado, mientras que en el polígrafo se busca a través de reacciones psicofisiológicas si el evaluado se conduce con veracidad en la información que proporciona y su conducta se rige por los principios constitucionales y legales del servicio público.
El cuarto se aplica para conocer el estado general de salud, detectar alguna enfermedad o padecimiento, mientras que el último determina si el servidor público ha ingerido o ingiere sustancias psicotrópicas, estupefacientes u otras que produzcan efectos similares.

Comentarios