La seguridad en Internet es tarea diaria, no se trata solo de saber que la página que acabas de abrir genera cookies, es decir guarda datos de tu comportamiento en la red, ya que ese aviso nos sale e invariablemente tenemos que darle aceptar. Tampoco es conocer cada detalle de los términos y condiciones de la cuenta que acabas de crear en cualquier página o aplicación de Internet, por que es muy probable que ni lo hayamos leído.

Nuestra seguridad en el ciberespacio va más allá. Que sepan qué compro y cómo lo compro solo generará que me sigan vendiendo cosas, si eso ya es de terror, pero puedo ignorarlo y ya. Sin embargo, hay otras situaciones de riesgo que nos afectan mucho más.

Por ejemplo, el robo de identidad, pareciera que a nadie la importaría tomar mi nombre o mi imagen, sin embargo, bajo esa acción se cumplen diferentes delitos, por ejemplo la extorsión a tus conocidos, el engaño hacía otras personas por ejemplo enganchar a alguna persona, sobre todo aquí el riesgo mayor son los niños, o incluso implicarte en algo que nada tiene que ver contigo.

Hoy me interesa que nos detengamos a pensar en lo vulnerables que son los niños. Ya tiene algunos años que es muy común que tengan una computadora con acceso a Internet o alguna tableta e incluso celular, pero hoy eso está incrementado por que la pandemia ha llevado a que tengan que conectarse para poder continuar sus labores educativas.

Los niños se conectan y el hipertexto, por que esa es su labor, los va llevando con un clic a otro espacio, a otra oferta u otra situación, como nos pasa a todos al iniciar un contacto en estos espacios virtuales. Muchos equipos e incluso compañías de Internet ofrecen controles parentales, considérelos siempre. Pero no los vea como la solución.

No se puede dejar de vigilar la actividad de los hijos en estos medios, hay que cuidar que den el uso adecuado y que tengan además claro el tipo de información que pueden y no compartir en estos medios.

Hace algunos años, en una charla sobre seguridad en Internet, un padre de familia me preguntaba como controlar el tiempo del uso del modem en casa, ya que muchas veces su hijo seguía conectado hasta la madrugada, en aquel momento le dije al padre que seguro existía algún programa o equipo para ello y probablemente, ahora incluso haya algunos muy sofisticados, pero la solución era fácil, desconectarlo a cierta hora y listo. El control lo deben de tener los mayores en casa, siempre acompañados del diálogo y el conocimiento de la situación con toda la familia. Esto último es importante pues de anda sirve que se tomen medidas o se usen controles parentales si no se les enseña a los niños a cuidarse.

En estas charlas de seguridad siempre les decíamos a los niños que hagan caso de sus instintos y de lo que no les hace sentir bien, pero es tan fácil perder nuestro instinto, es muy fácil no darse cuenta que hay algo raro y obviar la sensación, y peor si quien está enganchándoles del otro lado de la pantalla es un experimentado manipulador.

Pareciera que no es común, pero cada que desaparece una persona y sobre todo niños y niñas, sus medios digitales son un punto importante para iniciar la búsqueda, ahí puede haber información importante. Varios casos han mostrado que a través de esos medios se dio el enganche de la víctima y consiguieron los datos suficientes para la manipulación y engaño.

Ahora, la desaparición no es forzosa, la pornografía, infantil, sobre todo, inicia simplemente con una fotografía o video, no es necesario tener el contacto directo con la persona. Puede iniciar como un juego, seguir con algunos chantajes hasta llegar a las amenazas, a tal grado que la persona involucrada no sabe como lidiarlo y si se trata de infantes esto es mucho más fácil de lograr.

Por ello, no pierda de vista que hace su hijo en estos dispositivos, con quiénes y cómo se relaciona en estos medios, que aplicaciones descarga, que medidas de seguridad tiene actividades, revise regularmente el historial para verificar que sitios son los que se visitan, pero como decía antes, no deje de lado la comunicación. Es importante, que no solo se sepa vigilado si no que sepa por que se hace y como debe también tomar conciencia de su seguridad y más que nada de sus emociones, sensaciones y por tanto del instinto que lo puede salvar de algún problema en este medio.

Ya lo he dicho varias veces en este espacio, hay pros y contras en los medios digitales como en todo lo que nos rodea, no se trata de satanizarlo ni de eliminarlo por completo, se trata de abrir lo ojos, poner atención y cuidarnos siempre en estos espacios virtuales como en cualquier otro.

[email protected]

Comentarios