Huejutla.- Para prevenir y atender los casos de acoso escolar debe haber coordinación entre docentes, padres de familia y estudiantes, con el propósito de que el alumnado reciba educación en un ambiente sin violencia.

La subdirectora de servicios regionales educativos de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH) Soraya Rivera López indicó que el primer paso es no ocultar las cosas. De manera puntual, las autoridades educativas piden estar al pendiente de cada caso en las escuelas.

Dijo que tienen conocimiento de las circunstancias en las que vive la sociedad y la SEPH implementa programas que responden con protocolos que no son ajenos al conocimiento del profesorado. Además, trabajan en atender de manera oportuna los casos de acoso escolar y están al pendiente de todas las escuelas.

Para la prevención, explicó, primero hay que trabajar juntos con toda la confianza y comunicación que debe existir, dar cuenta de lo que pasa con el alumnado, y la única forma de hacerlo es compartir con ellos sus tiempos, estar cerca como padres y docentes.

Mencionó que es importante estar alerta porque los niños y niñas no solo aprenden en el aula, sino en todo momento; además de estar al pendiente para poder detectar los focos rojos, por ejemplo, quien deja de participar o no quiere ir a la escuela.

Aseveró que hay directivos y profesores comprometidos con la educación y deben estar a la vanguardia de lo que los docentes necesitan para caminar de la mano con las familias. “Queremos tener niños seguros y debemos estar alertas”, indicó.

Externó que la educación es responsabilidad de las escuelas y de los padres de familia, por lo que tienen que transitar en sinergia para lograr una sola meta, que será el bienestar de los estudiantes.

En un informe reciente dio a conocerse que las quejas por omisión en asuntos de acoso escolar son porque el profesorado desconoce los protocolos para ese tipo de actos.

Comentarios