Pachuca.- En Hidalgo, 80 por ciento de las empresas de la construcción aún permanecen inactivas pese a que, desde el lunes pasado, con el arranque de la nueva normalidad, tienen permiso para operar debido a que esa industria fue considerada dentro de los sectores esenciales, estimó el presidente de la CMIC Luis Miguel Escudero Hernández.

Lo anterior debido a que están en espera de trabajo, así como en proceso de acreditar que cumplen las medidas de sano retorno que exigen las autoridades federales para acreditar un reinició adecuado de labores.

De acuerdo con el dirigente, la mayoría de las constructoras aún están en proceso de llenar la autoevaluación en la plataforma del IMSS para la comprobación de protocolos y lineamientos técnicos de seguridad que garanticen su sano retorno a la nueva normalidad.

En tanto, otras están a la espera de liberación de recursos y presupuestos de carácter estatal y federal para tener trabajo que les permita reactivarse, precisó en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo.

“Las empresas siguen con guardias, no están saliendo a trabajar en campo, por lo que tengo entendido muchas de ellas ya están preparando los protocolos y el manejo de los trabajos de campo; sin embargo, siguen a la espera del trabajo o de cumplir con el registro para que no enfrente problemas al empezar”, indicó.

Escudero Hernández explicó que en la segunda quincena de mayo, fecha en la que fue puesta en marcha la plataforma llamada Nueva Normalidad, muchas tardaron en registrarse, “ya que temían hacer mal el llenado o tener algún detalle con la dependencia (el IMSS) debido a que se trata de un ente fiscalizador”.

Por lo anterior, la CMIC lanzó un curso de capacitación para sus agremiados con el fin de que puedan hacer sus protocolos de acuerdo a sus necesidades.

Actualmente, están a la espera de los folios de registro que acrediten el cumplimiento del procedimiento debido a que el tramite va lento, por lo cual el organismo tampoco tiene un dato preciso de cuantas están listas para operar.

En ese contexto, calculó que la mayor parte de compañías en la entidad reanuden actividades para el 15 de junio.

El porcentaje de compañías que sí está trabajando (20 por ciento), dijo, están por entregar obras este mes y que se contrataran a finales del año pasado, por lo cual están en etapa de cierre administrativo.

Licitaciones, una luz al final del túnel

El líder empresarial señaló que el sector de la construcción se mantiene en una situación complicada debido a la falta de obra pública.

No obstante, continuó, el gobierno estatal ya liberó 16 licitaciones a través de la Comisión Estatal de Agua, cuyos fallos se darán a conocer la próxima semana.

Además, están a la espera de otro paquete igual que será concursado en próximos días. También fueron otorgadas 20 adjudicaciones directas por parte del Instituto de Infraestructura Física Educativa, “y ya empiezan a moverse un poquito más los procesos de licitación, la SCT ya terminó, ya va al 90 por ciento del presupuesto que ellos iban a ejercer, pero el gobierno del estado apenas comienza”.

En total, precisó, habrá unas 50 obras en proceso de concurso que permitirá que las empresas comiencen a activarse.

Anticipó que la industria de la construcción se reactivará para el segundo semestre del año y que se convierta en el principal detonante de la economía del país debido a que la federación ha anticipado recursos para ejecutar diversas obras en el país. De lo contrario, declaró, esos negocios se enfrentarían al colapso.

A la fecha, para hacer frente a la pandemia del coronavirus (Covid-19) muchos constructores recurrieron a la venta de activos, pagan a su personal la mitad del sueldo, mientras que otros liquidaron trabajadores.

A nivel local aún no hay cierre de empresas del gremio; sin embargo, a nivel nacional 3 mil 500 desaparecieron.

Para hacer frente a la pandemia, muchos constructores recurrieron a la venta de activos, pagan a su personal la mitad del sueldo, mientras que otros liquidaron trabajadores

Comentarios