Eso respondemos cuando alguien nos dice que tiene roto el corazón. Sin embargo, los estudios científicos parecen demostrar que, en efecto, una emoción intensa sí puede dañar nuestro organismo, en específico, nuestro músculo
cardiaco.
Desde la década de 1970, biólogos y veterinarios descubrieron que muchas especies —alces, antílopes, ballenas, delfines, murciélagos, nutrias, monos y algunas aves— sufrían daño en el corazón si tenían una emoción muy intensa. A ese padecimiento lo llamaron “miopatía de la captura”, y se desarrolla así́: cuando un animal se percata de que es perseguido y siente que su vida corre peligro, la adrenalina
comienza a llenar su torrente sanguíneo, de tal forma que se convierte en una especie de veneno que afecta a todos sus músculos, en especial al corazón, lo cual deriva en un ataque cardiaco.
Si a otras especies les ocurre, ¿por qué no a la humana? En efecto, diversas investigaciones indican que también el ser humano es susceptible a enfermar del corazón al recibir un impacto emocional. Por ejemplo, el 17 de enero de 1994, cuando se produjo uno de los terremotos más intensos en la ciudad de Los Ángeles, se reportaron más muertes por ataques cardiacos que en un día común y corriente. Asimismo, se han detectado casos de personas que, sin tener antecedentes ni señal alguna de enfermedades del corazón, sufren un ataque tras recibir una mala noticia. Tal parece que, en efecto, no es tan difícil romper
un corazón.

Semblanza

Apuntes de lo que aprendí haciendo televisión es un libro que contiene prácticos consejos para quienes deseen incursionar en el ámbito de la producción televisiva; todos ellos aderezados con la experiencia de uno de los más destacados profesionistas en este ámbito: el productor Sergio Pérezgrovas

Comentarios