El Senado de la República estableció el 21 de septiembre como el Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano, como un reconocimiento a quienes se dedican a esta actividad en el país.
El dictamen se aprobó con 75 votos a favor, después de reconocer al deporte de los costalazos como “una actividad productiva, turística y generadora de empleos, que permite obtener un ingreso seguro a vendedores, fabricantes de máscaras, restauranteros, sastres, acomodadores, meseros y expendedores”.
El pleno también resaltó que la lucha libre promueve “disciplina técnica, salud corporal, habilidad física, versatilidad y adaptabilidad”.

Comentarios