Lol Canul
Maestra ciencias de la Salud

World Animal Protection es una organización cuyo objetivo es promover el bienestar animal y erradicar el maltrato animal con presencia en cuatro continentes, con dos sedes en América. Por segundo año consecutivo, abrió su convocatoria para el concurso “Ciudad Amiga de los Animales”, apoyado por la Organización Mundial de Salud Animal (OIE), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto Técnico de Educación y Control Animal (ITEC), la Asociación Mundial de Veterinarios de pequeños animales (WSAVA), el Consejo Federal de Medicina Veterinaria de Brasil (CFMV) y la Coalición Internacional para el Manejo de Animales de Compañía (ICAM).

La iniciativa busca reconocer a los proyectos gubernamentales de Latinoamérica innovadores en tema de manejo humanitario de poblaciones caninas y felinas y premiar a los mejores. Entre la postulación de más de 150 propuestas en nueve categorías diferentes, la Ciudad de México se llevó el premio ganador en la categoría conflicto con vida silvestre y animales de producción.

Este reconocimiento a nivel internacional, se logra en un país cuya propuesta de Ley General de Bienestar Animal, que apenas fue propuesta en abril del año pasado, carecía de perspectiva de bienestar y derechos animales, así como de un eje ético de convivencia humana. Lo anterior permite acotar que para el trabajo de propuestas que aboguen por el bienestar y protección animal, requiere primeramente de voluntad política, aunque no exista un marco normativo que le respalde. Cuando hay interés en garantizar la dignidad en la vida de la población, las acciones lo reflejan y cuando no lo hay, la lista de pretextos puede ser infinita.

Por supuesto que esto no justifica los retrasos legislativos que nuestro país tiene en el tema de derecho animal. La historia de la lucha por los derechos ha ido aterrizando casi a cuenta gotas en leyes, reglamentos y normas que regulan la operatividad, y que buscan por medio de la institucionalización, el anclaje irrevocable de tales logros. Cuando una administración conoce del tema que trabaja y cuenta con el enfoque de derechos para trabajarlo, se logran reconocimientos y avances; pero esto no puede quedar siempre al azar de la buena voluntad. El piso firme de la política tendrá que ser la certeza jurídica.

El proyecto ganador implementado en la Ciudad de México es titulado “Manejo integral de conflictos con poblaciones animales que habitan áreas naturales de la ciudad, por su amenaza a la biodiversidad y salud pública”. Es liderado por la Agencia de Atención Animal en colaboración con la Universidad Autónoma de México. Se sabe que inició por un diagnóstico del Bosque de Chapultepec que reflejó la situación de diversas jaurías de perros que habitan dentro del parque y que, debido a su contexto y necesidades, han recibido reportes de agresiones a visitantes humanos y perros que se encontraron en el territorio. Este mismo escenario explica la muerte de fauna silvestre como zarigüeyas, ardillas y conejos, propia de la región del bosque.

La propuesta integró el trabajo de las personas que habitan en comunidades aledañas al bosque, generando empleo y capacitación para las mismas y demostrando así un eje participativo de intervención comunitaria que ha demostrado ser exitoso en este tipo de intervenciones. Además, el plan se extiende en una fase de trabajo de campo para el próximo año, del que de manera personal espero entusiasmada tener noticias para dar seguimiento.

Confío en que estos avances son importantes para la comunidad de defensa de derechos y bienestar animal, puesto que no solo brinda visibilidad sino también impulsa oportunidades a futuro para una causa bastante abandonada.

Comentarios