Washington

El equipo de transición del presidente electo Donald Trump está llevando a cabo conversaciones activas con el cuerpo de ingenieros y del Departamento de Interior del Ejército de EU, para comenzar a planear un muro a lo largo de la frontera con México, que incluye de qué forma leyes ambientales específicas podrían interponerse en el camino.
De acuerdo con información dada a conocer por CNN, un funcionario estadunidense, encargado de supervisar la mayoría de las tierras federales y las principales leyes ambientales, dijo que el equipo de transición estaba particularmente interesado en investigar cuánto tiempo duraría la construcción del muro y qué obstáculos podrían enfrentar.
“Parece claro que estaban tratando de dimensionar las leyes ambientales que pueden ser obstáculos para construir el muro”, indicó la fuente. Otro funcionario estadunidense, agregó la cadena, dijo que el equipo de transición también ha tenido acercamientos con la división del sudoeste del cuerpo de ingenieros del Ejército, que anteriormente ha construido cercas de seguridad fronteriza, para determinar qué costos han tenido y cómo se construyeron.
El equipo también preguntó la cantidad de pared que se necesitaría, en un esfuerzo por determinar un número de kilómetros de muro necesario para asegurar la frontera sur. Las acciones del equipo de transición del presidente electo, incluyendo las preguntas previamente reportadas al Departamento de Seguridad Nacional, muestran lo serio que Trump está tomando su promesa de construir una barrera física entre EU y México.
Trump se mostró fuerte y claro en su primera conferencia de prensa desde que fue elegido, donde explicó que quiere construir el muro. “No es una cerca, es una pared”, dijo el miércoles.
El vicepresidente electo Mike Pence había comenzado esfuerzos para obtener permisos del Congreso y agencias para comenzar la construcción del muro, manifestó Trump. Actualmente existen leyes locales, estatales y federales que protegerían a especies en peligro, además de la calidad del aire y agua.
Algunas de las leyes ambientales federales incluyen la Ley de Política Ambiental Nacional, Ley de Especies en Peligro, Ley de Agua Limpia, Ley de Conservación Histórica Nacional, Ley del Tratado de Aves Migratorias, Ley de Aire Limpio y la Ley de Protección de los Recursos Arqueológicos.
En 2008, el secretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff habló de renunciar a las leyes ambientales para construir barreras en la frontera.
Melinda Taylor, profesora de derecho ambiental de la Universidad de Texas, indicó que “si realmente tratan de construir un muro, sin tener en cuenta las leyes ambientales y sin declaraciones de impacto ambiental, el efecto de un muro fronterizo sería más catastrófico que una cerca de frontera.”
Un tercer funcionario estadunidense dijo que el Departamento de Seguridad Nacional ha estado preparándose para un escenario en el que se les ha explicado que debe construirse un muro.
“En el momento en que Donald Trump ganó las elecciones, el Departamento de Seguridad Nacional inició discusiones sobre cómo lograr un muro si se le encargaba ayudar a que esto sucediera, entre ellas determinar dónde comenzar a erigirse e identificar las áreas prioritarias a lo largo de la frontera.”

Estrategias

  • El equipo
    de transición del presidente electo está particularmente interesado en investigar cuánto tiempo duraría la construcción y a qué obstáculos podrían enfrentarse
  • También preguntó
    la cantidad de pared
    que se necesitaría, en
    un esfuerzo por determinar un número
    de kilómetros necesario para asegurar la frontera sur

Comentarios