Quizá la aguda percepción de José Emilio Pacheco sobre el deterioro ambiental que evoca en su poema “Las ostras”, y que dice: “Pasamos por el mundo sin darnos cuenta, sin verlo, como si no estuviera allí o no fuéramos parte infinitesimal de todo esto. Y… no deseo ver el mundo, le contestamos. Quiero gozar la vida sin enterarme, pasarla bien como la pasan las ostras, antes de que las guarden en su sepulcro de hielo”. Pero, irónicamente la contaminación que rememoró Emilio Pacheco no solo afecta al ecosistema, existe otra contaminación que causa estragos; la de la virtud cívica la cual debe cultivarse, mantenerse limpia y debe evitarse el velo que cubre la visión para efectuar una correcta administración pública que impide a algunos responsables de tal administración ver lo real; en lugar de observar a través de un velo contaminado. Por lo que es importante reflexionar para decidirnos y en su caso dejar de ser ostras y aventurarnos al océano a buscar las perlas que nos esperan como los poemas y las obras de Pacheco. Y evitar… los sepulcros de hielo de la indolencia.

Por otro lado, a raíz del Covid-19, se percibe con mayor alcance que el avance y el retroceso están vinculados al papel que las universidades deben de tener en el desarrollo cultural, económico y social de los países. En donde cobra relevancia la docencia innovadora y de manera especial, el incremento de los vínculos de las universidades con la sociedad para incentivar la diversidad cultural y la creatividad que son piedras angulares.

Entre tanto, leer, para desentrañar el origen de algo y descubrir su posible destino, es útil para generar conocimiento y para comprender de forma equilibrada sobre la actualidad es necesario observar a través de diferentes enfoques y compartir o disentir el lugar de otros o realizar una inmersión en otras épocas y recrear otros mundos.

Por ello, reviste gran importancia la noble labor que realiza la UAEH, para difundir el pensamiento, a pesar de la nueva normalidad, y que proporciona una muestra más que la universidad y en particular nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, está comprometida con el bienestar de la población, que en la edición virtual número 33 de la Feria Universitaria del Libro (FUL), organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), ha sido un éxito, y que comenzó del 28 de agosto al 6 de septiembre, teniendo como país invitado a Rusia con la temática en torno a la inteligencia artificial. En ese contexto, en la época actual quedó demostrado que se necesita de la universidad, y más de universidades de calidad como la UAEH, para gestionar la superación de crisis complejas, universidad que sigue trabajando con calidad a pesar de la pandemia. Esfuerzo muy encomiable y que posiblemente otras universidades deberán tener en cuenta para la reforma de sus programas de formación docente.

Comentarios