En el nombre llevan el pecado: hace dos años la banda colombiana Bomba Estéreo hizo estallar toda Hispanoamérica –y algunas zonas de habla anglosajona– con Amanecer, álbum que los consagró como uno de los proyectos latinos más fascinantes de su tiempo. Así las cosas y tras una breve ausencia, la agrupación aprovecha el coletazo de reconocimiento para publicar Ayo, su nuevo material discográfico.
¿Qué cosas nuevas nos traen las olas? Pues en realidad no muchas. La fiesta que apareció en Amanecer ya no se encuentra aquí; es más, en ocasiones Ayo se siente como una tremenda cruda después de un material que los encumbró a nivel mundial. Sin embargo, y luego de una buena dosis de electrolitos y pastillas para el dolor de cabeza, llega el momento de lucidez: esta placa gana considerablemente en cuanto a la madurez musical del conjunto y la fuerza de sus letras.
Por lo tanto, estamos ante un Bomba Estéreo que continúa poniéndonos a bailar, pero cuyas letras van más allá de un estado anímico o la sensación de euforia: el trío expresa de gran manera sus intereses y percepciones sobre la vida, el latin power, el poder de la mujer y las problemáticas que se viven por estos lares, lo cual se convierte en un explosivo tan poderoso como el napalm.
“Ayo”, tema que da título al álbum, es una tierna reflexión sobre ir más allá de nuestros límites, romper las barreras que contienen nuestro potencial, de vivir al momento al máximo, sin traumas ni complejos. “Duele”, por su parte, es un lamento que trata de recoger las piezas del abandono, de combatir los fantasmas de la soledad. Intensa y con mucha vibra, como solo la agrupación colombiana puede.
En contraste tenemos “Amar así”, una fábula muy sensual sobre el poder del amor, ese que sana las heridas, nos arropa en su calidez y provoca que nos atrevamos a hacer y no a prometer. Pero si de poder hablamos, este se encuentra a plenitud en “Internacionales”, una mezcla de reguetón-jazz sobre las virtudes de ser latinos y la unión de todos nuestros pueblos, sin importar colores, banderas o credos.
Finalmente, “Flower power” es un sabroso reguetón que, contrario a la costumbre de este género y a exponentes como Maluma, versa sobre la búsqueda de igualdad y justicia para las mujeres. Sin duda, un canto muy bello y optimista que debemos tomar muy en cuenta, sobre todo ante la desigualdad que aún derrumba los puentes que se tratan de construir.
Pues bien, quizá Ayo no sea lo más llamativo de Bomba Estéreo, pero sí es, sin duda alguna, su producción musical más madura hasta el momento. Lo que inició como una fiesta se ha convertido en una reunión vespertina que trata temas universales, pero también aquellos que deben hablarse en pos de encontrar nuestra identidad, la igualdad y una sociedad más justa. Y eso, queridos lectores, es algo que pocas bandas logran en toda su trayectoria.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorInauguran exposición fotográfica Luminiscencias
Artículo siguiente¿Basta un poco de luz?

Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.