Pian pianito, los parquímetros en Pachuca ya van a superar dos administraciones municipales en funcionamiento. Fue durante el mandato del entonces alcalde Eleazar García cuando el cabildo aprobó instalar parquímetros en ocho zonas de la capital hidalguense. Y pese a la lucha legal y ciudadana contra su operación, la empresa Movipark mantiene los dispositivos, cuya misión, según argumento de los entonces regidores, es favorecer la movilidad en zonas congestionadas de Pachuca, principalmente en el centro. Durante la semana que termina se vivió otro episodio de esa lucha contra su funcionamiento, cuando después de estar suspendida la operación de 30 parquímetros durante 49 días, finalmente la Oficina de Defensa del Consumidor (Odeco) permitió su reactivación. La controversia, en ese caso, provino de una queja presentada por usuarios, quienes señalaron cobros indebidos por parte de Movipark debido a que no exhibía las tarifas de multas y no cumplía con la calibración establecida por la Norma Oficial Mexicana. Esto por un lado, pero por otro, y pese a que han pasado ya casi cinco años desde que el cabildo aprobó su funcionamiento, la resistencia de algunos comerciantes sigue en pie y continua como bandera de protesta por parte del gremio. Ayer el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Sergio Trujillo, llamó al ayuntamiento a suprimir la operación de parquímetros en las calles de Mejía, Fernando Soto y Cuauhtémoc, donde las ventas han bajado simple y sencillamente porque los automovilistas no encuentran donde estacionarse. Paradójicamente, su objetivo era justamente reactivar la actividad comercial en el centro, paralizada por la falta de movilidad ante la falta de espacios para estacionamiento. Hoy, a casi cinco años de distancia, la queja sigue siendo la misma y la resistencia en algunos sectores de la ciudadanía persiste. La pregunta es si dentro de cinco años, cuando venza el contrato que permite su operación, seguirá la resistencia o si finalmente los pachuqueños se habrán acostumbrado a esa modalidad de estacionamiento y uso del espacio público. De filón. Los organismos electorales en Hidalgo gastarán cerca de 4 millones de pesos en la renta de 40 urnas electrónicas para las elecciones del próximo 7 de junio, según explicó en entrevista el vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE) en Hidalgo, José Luis Ashane Bulos. Una prueba piloto que, pese a que a la larga quizá implicará ahorros, se antoja costosa en un entorno de escasez presupuestal generalizada.

Comentarios