¿Qué hay atrás de la discusión entre el ayuntamiento de Pachuca y los empresarios respecto al cobro de licencias de funcionamiento y uso de suelo? Lo que hay detrás es, en primer lugar, una descoordinación en el cobro de impuestos en nuestro sistema tributario. Y por otro, aunque ligado estrechamente con el punto anterior, es la debilidad de los municipios, no solo respecto a su facultad de generar sus propios recursos, sino su fragilidad de origen. Estamos en una República en donde los municipios son el eslabón más débil y al mismo tiempo más cercano al ciudadano. El alcalde es la autoridad más cercana y a quien acuden con mayor frecuencia los ciudadanos para pedir que le sean atendidos sus problemas. Pero al mismo tiempo, es el nivel de gobierno que tiene menos recursos y que también tiene menor margen para obtenerlos. El ayuntamiento depende del gobierno estatal o del federal para obtener la mayor parte de sus recursos. Los que produce son mínimos si ponemos enfrente las necesidades que enfrenta. Quizá por eso la molestia de la alcaldesa Yolanda Tellería, quien pide que Pachuca siga cobrando la licencia de funcionamiento y uso de suelo, iniciativa que va contra la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Pachuca que pretende desaparecer ese impuesto local. En el fondo, el reclamo de Tellería es: ¿y qué vamos a hacer sin presupuesto? Son muchas las necesidades y pocos los recursos. Y si hay un nivel de gobierno que sepa esto es, justamente, la alcaldía. De filón. Frente a los despedidos del gobierno estatal, el mandatario Omar Fayad les pidió tener paciencia. Total, apenas llevan más de 40 días.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios