Bajaron las mantas

433
mantas

Navajas sin filo cortaron los soportes de las mantas que colgaban a las afueras de Comisión de Derechos Humanos estatal, los integrantes del movimiento contra el gasolinazo se fueron sin respuesta de la capital hidalguense y bajaron sus mantas.
Minutos antes, en una escueta conferencia de prensa, la última, anunciaron que dejaban lo que fuera por dos semanas el, nombrado por los activistas, cuartel del Movimiento Estatal contra el Gasolinazo.
Recordaron que llegaron un martes, 18 de abril, a denunciar ante la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo que el Estado los acusaba sin fundamento, que Simón Vargas, el secretario de Gobierno los responsabilizaba por bloqueos carreteros en Ixmiquilpan que desembocaron en la cancelación de un evento del gobernador.
Desde entonces, y por 17 días, decidieron esperar a que el gobierno “torciera el brazo” y se presentara a dialogar con Adrián Medina y Armando Monter, a que les dijera por qué los acusaba y con qué fundamento.
El gobierno no cedió, a través de cartas de visitadores con la comisión como medio, Simón contestó positivo al diálogo, aceptó pero con sus condiciones, los quería en “su cueva”, como dirían los activistas ixmiquilpenses; no accedieron, decidieron resistir.
Formaron un campamento en la oficina con puertas de cristal en la céntrica avenida Juárez, esa que en sus letras en dorado suponen defensoría de los derechos humanos.
Llegaron compañeros de su movimiento, de algunos municipios, de Tasquillo, donde se tenía paralelamente tomada la alcaldía, misma que se liberó.
Ayer, en el día 18, decidieron bajar las mantas, se cansaron de esperar, afirmaron sentirse hartos de la inasistencia de Simón Vargas y aceptaron dialogar con él en su “guarida”.
Dijeron esperar el jueves de la próxima semana, cuando buscarán reunirse con el encargado de la seguridad interna, y esperan además la visita del sacerdote Alejandro Solalinde, activista por los derechos humanos.
Afuera del edificio, compañeros de Adrián y Armando comenzaron a retirar las mantas, las leyendas “en defensa de la soberanía nacional”, “los pueblos de Hidalgo unidos”, “Ixmiquilpan y el Valle del Mezquital en pie de lucha” desaparecieron de los muros.
Los activistas se fueron, pero amenazaron con regresar.

Antecedente

  • Formaron un campamento
    en la oficina con puertas de cristal en la céntrica avenida Juárez, esa que en sus letras en dorado suponen defensoría de los derechos humanos

Comentarios