Banxico: recuperación puede tardar hasta seis años

353

Dependerá principalmente de los avances en la contención de la pandemia y del desarrollo de una vacuna

Ciudad de México.- La recuperación económica es incierta debido a que dependerá de los avances en la contención de la pandemia del coronavirus (Covid-19), así como del desarrollo de una vacuna y de un tratamiento eficaz. Con la caída del menos 18.7 por ciento anual del producto interno bruto (PIB) de la República durante el segundo trimestre de este año, el país tuvo su peor descenso en 88 años y podría tardar hasta seis años en salir del bache.

La junta de gobierno del Banco de México (Banxico) dio a conocer que uno de sus miembros precisó que la actividad financiera se mantendrá deprimida por un largo periodo y se observará una fuerte afectación en el mercado laboral.

“Resaltó que, ante una recesión de una magnitud no vista en 88 años, todavía no se vislumbra un patrón de recuperación. Agregó que diversos escenarios sugieren un periodo de entre dos y hasta seis años para que el PIB vuelva al nivel observado en 2018”, compartió el banco central.

Aunque la mayoría de miembros coincidió en que se prevén mayores condiciones de holgura en el horizonte en que opera la política monetaria, esta incrementó debido a las afectaciones derivadas de la contingencia.

Todos destacaron la fuerte contracción del PIB, de más de 17 puntos porcentuales trimestrales. Sin embargo, uno de los integrantes aseguró que la contracción ya acumula cinco trimestres consecutivos, pero la más aguda se dio en abril y tocó fondo en mayo.

La contracción que han tenido los sectores primario, industrial y de servicios fueron destacados dentro del apartado de oferta, pues uno de ellos precisó que en abril y mayo más de la mitad de los subsectores tuvieron bajas anuales de más de dos dígitos, peor que en las crisis de 2009 y 1995.

Por el lado de la demanda, la mayoría destacó la debilidad del consumo e inversión y previó que el gasto e inyección de capitales sigan con esa tendencia por la evolución de la epidemia; además del desplome de los ingresos y los bajos niveles de confianza. Sin embargo, uno mencionó que las remesas han aumentado y con ello se apoya al gasto interno.

En junio, las exportaciones mostraron cierta recuperación ante la reapertura de la economía estadunidense, pero la demanda externa y la manufactura han sido más afectadas que la demanda interna y de servicios.

En el ámbito laboral, la junta resaltó el impacto significativo, que aunque mostró una ligera recuperación, un miembro precisó que esa se ha concentrado en el área informal. Otro puntualizó que el total de empleados desocupados, subempleados o no económicamente activos pero disponibles para trabajar, se ubicó en casi 26 millones en junio, frente a los 12 millones en el mismo mes de 2019.

Finalmente, la inflación general aumentó como resultado de la subida en los componentes subyacentes y no subyacentes. Pero un integrante consideró que el incremento de la inflación general de julio no pone en riesgo la estabilidad de precios. “Aseveró que la subida no nos debe distraer de la evolución favorable en varios de sus componentes”.

Un miembro del banco central precisó que la actividad financiera se mantendrá deprimida por un largo periodo y se observará una fuerte afectación en el mercado laboral

Comentarios