Bárbara Amaral en el Instituto de Artes

1852
arte

MIREIA MENDOZA NOLLA
Pachuca

La cuentacuentos brasileña Bárbara Amaral deleitó ayer al público presente en el Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) durante una sesión de narración oral.
El evento, impulsado por el alumno de la licenciatura en teatro Jorge Luis Roldán Uribe en colaboración con Paul Berssey, coordinador de la gira mexicana de Amaral como miembro de la Red de Espacios de Lectura Laura García Arroyo, buscó transmitir en espacios comunitarios la importancia de contar historias que nutren y
transmiten la identidad cultural y patrimonial.

A la cita, programada para las 10 horas en el foro El Cubo, acudieron alrededor de 80 espectadores entre estudiantes y catedráticos, quienes a petición de la narradora fueron guiando la presentación al opinar sobre qué tipo de cuentos e historias querían escuchar.
Durante la sesión, que se extendió a más de hora y media, Amaral narró tres cuentos de tradición oral de su país natal, enfocados en jóvenes, y contados, como ella misma expresó, de modo particular en atención al contexto y momento.

Al término del evento, la cuentacuentos dijo que “fue un evento muy bonito, sobre todo porque al final se llevó a cabo una especie de conversatorio en el que se compartieron experiencias, lo que hizo que me sintiera próxima al público”.
Amaral añadió que la impresión más bonita fue la cercanía con el público. “Es como si estuviera en la cocina de mi casa contando historias”, recalcó.
Asimismo, refirió que todos sus cuentos nacen de la tradición oral a partir de escuchar las historias, sobre todo de los adultos mayores, y grabarlas para luego poder transmitirlas; en ocasiones, manifestó, parte de la investigación de compiladores de esta narración oral. “Puedo hablar de cualquier tema”, comentó la artista. “La narración es la memoria de la gente y en la memoria hay de todo, y lo cuentan desde niños hasta viejos”.

La narradora se encuentra en una breve estadía en México que la llevará, en una pequeña pero intensa gira, por lugares y municipios como el Valle del Mezquital, Ciudad Sahagún, Tepeapulco, Acaxochitlán, Huejutla, Santiago de Anaya y el antiguo Colegio de San Ildefonso de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Originaria de Belo Horizonte, Brasil, Amaral empezó a contar historias antes de ingresar a la universidad motivada por la afición de sus cuatro abuelos de contarle historias. Si bien es maestra en artes visuales y actualmente dedica parte de su tiempo a la impartición de clases de esa disciplina, su gusto por la narración la ha llevado a convertir esa actividad en su profesión prioritaria, convencida además de que todas las artes convergen quedando vinculadas entre ellas.

Además de su trabajo en solitario, que en enero la llevó a obtener un reconocido premio dentro del ámbito de la narración oral al ganar en Irán el International Storytelling Festival (siendo además la única latinoamericana que fue seleccionada para participar en ese certamen), se desempeña también en su ciudad de origen junto al Colectivo Narradores, dedicando buena parte de su tiempo a la investigación de historias que permanezcan vivas en la tradición oral, así como al análisis del lenguaje que construye la estética de la narración, integrando además a músicos invitados en algunos de sus proyectos, buscando la colaboración interdisciplinar.

Comentarios