Con su tortuoso camino de casi un milenio, la universidad como institución ha antecedido a monarquías, reinos, estados y países, pero su aniquilamiento ha sido el sueño de muchos gobiernos despóticos que anuncian su fin inminente.

Desde luego, desde sus inicios sufrieron diversas fallas por no haber políticas públicas para impulsarlas, regulaciones excesivas y mal concebidas, imprevistos, ataques externos e intromisión en sus asuntos, y atentados hacia su autonomía, y otras amenazas de legislación rígida, burocrática, y en la actualidad hay una baja inversión en investigación y desarrollo, así como en innovación, ciencia y tecnología.

Pero lo importante de las universidades es la gran enseñanza que nos dejan, por sus grandes beneficios y resultados. En efecto, la universidad ha logrado mantenerse pese a los cambios de civilizaciones y a través del tiempo, porque la base de las sociedades donde se encuentra lo requiere para dar soluciones concretas a problemas por su esencia buena, inagotable y dinámica, por ello muestran cómo se debe educar con el ejemplo, como lo demuestra nuestra máxima casa de estudios de la entidad, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), quien está cumpliendo permanentemente su alta misión, y que quizá recuerde las palabras de Gabriela Mistral: “La universidad donde quiera que exista debe construir una institución de calidad pura. Porque a la larga se respeta lo respetable, y se acaba por amar aquello que presta buen servicio”. En la historia de México se tienen ejemplos de cómo las universidades en estados, como Hidalgo con nuestra máxima casa de estudios, son instituciones amadas por su pueblo. Quizá por eso, a través de la historia, las sociedades despertaron de su letargo a través de sus universidades en el mundo, y quizá por ello son los últimos reductos que conservan los valores de ellas y del buen ejemplo de las universidades de excelencia.

Por ello, una muestra del gran liderazgo en materia de educación superior es la visita por parte del rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) José Alfonso Esparza Ortiz, quien observó los avances de la UAEH con la finalidad de conocer el proceso de selección, además de conocer de las experiencias de éxito para promover la autosuficiencia financiera de ambas universidades. Debido a que la Autónoma de Hidalgo es ejemplo no solo en la aplicación de exámenes de admisión en línea, sino también del modelo de éxito que representa el Patronato Universitario, pues su presidente Gerardo Sosa Castelán considera que se debe buscar en lo posible la autonomía financiera, con la intención de que la universidad cuente con los recursos necesarios para cumplir con sus funciones sustantivas, como lo es la docencia, la investigación, la vinculación y la extensión. Finalmente, el rector de la BUAP agradeció el benéfico intercambio de ideas. “Nos llevamos un gran aprendizaje que nos va a permitir ahorrar tiempo y aprovechar esta experiencia”, declaró.

Comentarios