En este siglo XXI el sistema de contrapesos en el ejercicio de la administración pública se ha diversificado. Ya no podemos confiar en que los congresos locales o las cámaras de diputados y senadores son suficientes para vigilar el desempeño de los gobiernos en todos sus niveles. No basta, se quedan cortos. Por eso es oportuno celebrar la creación de la plataforma de participación ciudadana Nosotrxs, cuya misión, según se explicó ayer, es unir a la población para “vigilar, exigir la aplicación de los recursos públicos, y la correcta función de los servidores públicos”. Y una de las formas para incidir en tales tareas, según explicó Guillermo Lizama, representante del capítulo estatal de la organización, es participar dentro del  comité ciudadano del nuevo sistema anticorrupción, cuyo andamiaje jurídico recién fue aprobado por el Congreso local. Es mediante estos mecanismos ciudadanos de participación, que los gobiernos se verán obligados a entregar mejores cuentas. Desde esta redacción, nos congratulamos de esa iniciativa cuyo trabajo seguiremos de cerca. De filón. Y precisamente ese tipo de iniciativas nos servirían para cuestionar la utilidad de los viajes que llevan a cabo los legisladores, sean locales o federales. ¿Es justificable el gasto de 1.5 millones de pesos que ocuparon seis diputados federales para viajar a países como Bangladesh, Zambia, Jordania o Japón? Y si fuera pertinente, ¿no deberían al menos presentar un informe para saber qué beneficio público tuvieron esas salidas al extranjero? De refilón. El gobernador Omar Fayad Meneses firmó un acuerdo de cooperación entre gobierno del estado y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a través del secretario general José Ángel Gurría. El objetivo es detonar el potencial económico mediante su asesoría, “para diseñar instrumentos de política pública, con el respaldo técnico de la OCDE, identificando posibles nichos de oportunidad”. Resulta interesante este convenio que no tiene parangón, al menos en la historia reciente de la entidad. Ya veremos si queda únicamente para la foto o si repercute en beneficios tangibles.

Comentarios