La bisexualidad es una orientación sexual, tan igual como la homosexualidad y la heterosexualidad. La bisexualidad es la capacidad de sentir atracción por otra persona, física, sexual o emocional, independientemente de que esa persona sea hombre, mujer o transgénero. La bisexualidad cruza las fronteras territoriales, las razas, el sexo, las clases sociales, el nivel educativo y las religiones. Las personas que sienten o viven experiencias bisexuales están en todas partes aunque algunas no se identifiquen como tales.
Existen muchas teorías respecto a la bisexualidad y todas son interesantes. El primer teórico en estudiar el tema fue el médico y neurólogo austriaco Sigmund Freud, llamado padre del psicoanálisis. Para él, toda persona desde el momento de su nacimiento tiene la capacidad de amar a otra persona sin importar su sexo o género, de la misma manera como todos podemos sentir placer ante una caricia agradable, sin importar el sexo de quien provenga.
Alfred C Kinsey, biólogo y profesor auxiliar de zoología, realizó 18 mil entrevistas y publicó en 1948 El comportamiento sexual en el hombre y en 1953 Comportamiento sexual en la mujer. Asimismo, Kinsey es recordado por la tabla del cero al seis para medir la tendencia hacia la homosexualidad o a la heterosexualidad, donde los valores intermedios indicaban tendencia a la bisexualidad. El médico psiquiatra Fritz Klein amplió esa tabla y la llamó tabla Klein, esta escala mide: la práctica sexual, fantasía, preferencia emocional, atracción sexual, preferencia social, identificación personal y estilo de vida. Subrayando que la orientación sexual no es permanente, ni estática y tiene distintas dimensiones. Por lo anterior, el doctor Klein es considerado por muchos el padre de la bisexualidad, él es el autor del clásico libro La opción bisexual, en el cual clasificó la bisexualidad en tres categorías: transitoria, histórica y secuencia. En 1998 fundó el Instituto Americano de Bisexualidad y, tras su muerte, donó su cuerpo a la ciencia.
Pero a lo largo de la historia son muchos los personajes con orientación bisexual que no han ocultado ese aspecto de su vida, por citar algunos están: Los reyes ingleses Ricardo Corazón de León, Eduardo II y Jacobo I; en Japón el dictador militar Oda Nobunaga; los suecos tuvieron a Cristina, quien se enamoró de Edda y también le suplicó amor a un cardenal católico; en Francia Luis XIII; en Dinamarca el rey Christian VII; y en México la mismísima Frida Kahlo.
Asimismo, la historia de la antigua Roma está repleta de personajes con orientación bisexual, como los emperadores Nerón, Tiberio, Calígula, Claudio I, Otto, Heliogábalo, Trajano, Adriano, Napoleón Bonaparte, quien incluso se negó a aprobar leyes que castigaran la homosexualidad, entre otros.
Otro emperador fue Alejandro Magno, rey de Macedonia, el gran conquistador, quien se casó dos veces con mujeres de Persia. Se cree que se casó muy enamorado de la princesa Roxana, pero el apego emocional más grande que tuvo fue por su compañero y comandante de caballería, Hefestión; ambos hicieron sacrificios en los altares de los héroes de La Ilíada, manera en la que Alejandro implicó que (Hefestión) era su objeto de amor.
Quizá por ello, el candidato al Premio Nobel de Medicina y director del Instituto Oncológico Europeo, el italiano y cirujano oncólogo Umberto Veronesi, fue más allá y predijo: “Todos en el futuro seremos bisexuales”.

  • Visita:
    Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios