Botines miniatura; Emmanuel de Colalambre

287
colalimbre

Huejutla.- Emmanuel Vite García es de la localidad de Colalambre, en el corazón husteco de Huejutla, tiene ochos años y desde hace tres participa en la cuadrilla infantil para danzar a la muerte.

Con brillo en los ojos y un tanto nervioso explica que desde muy niño le ha gustado mucho la tradición, a su presentación lo acompañan sus padres y su hermana menor quien por momentos carga su máscara.

Emmanuel explica que el Xantolo es su tradición preferida, y su son predilecto es “El caballito”, catalogado como uno de los más complicados pero que para él es el más fácil.

Viste botas, pantalón de mezclilla, camisa a cuadros y saco como lo marca la tradición; paliacate, sombrero y máscara de viejito o huehue que tiene que ser de madera para burlar a la muerte.

Al finalizar el concurso de cuadrillas, el cual da un premio monetario a los tres primeros lugares, dieron oportunidad de que los más pequeños sacaran brillo a la tarima de madera instalada en la plaza principal de Huejutla.

Antes de subir su madre lo prepara, su hermana lo abraza y su padre acomoda la máscara, hubo tiempo para la entrevista y al terminar, ya en la tarima, Emmanuel y sus compañeros demostraron la tradición de Colalambre.

Cuando menos, la festividad sobrevivirá por una generación más.

Abajo sus padres muestran orgullo, dicen que casi nadie en la familia baila sones, pero a Emmanuel le gustó, piden que todos apoyen a sus propios hijos y por qué no, que conozcan la Huasteca de Hidalgo.

Las danzas

 Dicen los organizadores del Xantolo en la Huasteca que las cuadrillas de danza son el primer punto para llamar la fertilidad de la tierra y las buenas cosechas.

Además según su propia cosmogonía, los bailes son el enlace entre la vida y la muerte, incluso en algunas comunidades se cree que la persona que murió puede tomar el cuerpo de los danzantes para venir a la tierra.

En la región es muy común que las comunidades o escuelas se organicen para tener una cuadrilla, misma que danzará los primeros días de noviembre para enlazar a quienes se adelantaron y regresan cada 2 de noviembre, invisibles a convivir con los vivos.

  • Con brillo en los ojos
    y un tanto nervioso explica que desde muy niño le ha gustado mucho la tradición, a su presentación lo acompañan sus padres y su hermana menor quien por momentos carga su máscara, explica que el Xantolo es su tradición preferida, y su son predilecto es “El caballito”, catalogado como uno de los más complicados pero que para él es el más fácil

Comentarios