Músico excepcional, que se vio envuelto por su propia pasión desenfrenada.

Lewis Brian Hopkins Jones, o solo Brian Jones, fue un músico británico que nació el 28 de febrero de 1942 en Cheltenham, fue fundador de la banda inglesa de rock The Rolling Stones en 1962, junto a Ian Stewart, Mick Jagger y Keith Richards.

Brian Jones era el más experimental de la agrupación, su búsqueda de nuevos sonidos lo llevó a conocer y ejecutar nuevos instrumentos para el rock: melotrón, dulcimer, mandolina, cítara hindú, marimba, arpa o las campanas tubulares, entre otros.

Los testimonios de quienes lo conocieron hablan de su sensibilidad y su fuerte necesidad de afecto. Desde pequeño fue muy enfermizo, en parte por su asma, y por el otro, el abuso de las drogas. Su arte compositivo no fue muy reconocido, ya que los productores de The Rolling Stones se mostraban más interesados en la mancuerna de Mick Jagger y Keith Richards. En los álbumes que más intervino se encuentran Aftermath y el muy discutido Their satanic majesties request; tocó la cítara en “Paint it, black”. Participó en la grabación de la banda sonora del filme alemán Mott und Totschlag, acompañándose de Jimmy Page y Nicky Hopkins.

Durante la sesiones del Beggars banquet se ausentó con la finalidad de irse a Marruecos, a los montes del Atlas para escuchar las flautas de barro que tocaban los músicos de Jajouka, donde posteriormente retornó acompañado de un ingeniero de sonido de Olympic Studios para grabarlos.

Al editar esas grabaciones, The Rolling Stones sacó el álbum al público bajo el nombre de Brian Jones presents: The pipes of pan at joujouka.

Durante las sesiones de grabación de Let it bleed, el 8 de junio de 1969, el grupo tomó la decisión de pedirle a Brian que se fuera. Su trabajo en el disco fue escaso, como se señalan en los créditos. Antes de echarlo, el grupo empezó a trabajar directamente con Mick Taylor, quien les fue recomendado por John Mayall.

El 3 de julio de 1969, a los 27 años, Brian Jones fue encontrado muerto en la piscina de su mansión en Hartfield, víctima de un accidente nada aclarado, que tras cinco décadas sigue la duda sobre cómo sucedió realmente. Una de las teorías asevera que fue tomó varias pastillas y salió a dar un paseo, resbaló y acabó en la piscina.

Tal vez podríamos imaginar que Mick Jagger y Keith Richards contrataron a un matón para que se deshiciera de él, o (exageremos) que está vivo por ahí y que el supuesto cuerpo que apareció en la piscina era el de un doble.

La versión que se considera más fidedigna es que uno o varios elementos de la cuadrilla que trabajaba remodelando su mansión, harto o hartos de las absurdas burlas de Jones, en un ataque de nervios metieron la cabeza del músico en la piscina.

The Rolling Stones tenía programado un concierto dos días después (5 de julio 1969) en Hyde Park, motivo por el cual el festival se enfocó en ser un tributo que dedicaron al recuerdo de Brian Jones (en el que liberaron aproximadamente 3 mil 500 mariposas blancas).

Mick Jagger, ante una audiencia mayor a 250 mil personas, salió al escenario vestido de blanco, iniciando su intervención leyendo un extracto de los pasajes de “Stanzas 39 y 52” del poema “Adonais” de Percy Bysshe Shelley, una elegía a la muerte de John Keats:“Paz, paz. Él no está muerto, no duerme. Ha despertado del sueño que es la vida. Somos nosotros los que estamos, perdidos en visiones tormentosas y nos quedamos con los fantasmas y vanas disputas. Y quienes en un loco trance herimos con la daga de nuestro espíritu, en una nada vulnerable.

“Nos descomponemos como cadáveres en el osario. Miedo y aflicción nos agitan y consumen un poco día tras día. Y la esperanza fría abunda como gusanos en nuestra arcilla viva.

“Él permanece, muchos cambian y pasan. La luz del cielo brilla por siempre. Las sombras de la tierra se desvanecen. La vida, como un domo de cristal multicolor, tiñe el blanco resplandor de la eternidad hasta que la muerte lo rompe fragmentándolo. Muere, y si decidiste estar con eso que has buscado, sigue a donde todo ha escapado.”

En el libro de Bill Wyman Stone alone, este opina que “si alguna vez un hombre vivió genuinamente la vida del rock and roll y caracterizó a The Rolling Stones en todos sus aspectos, mucho antes de que los cinco asumieran un estilo, ese fue Brian Jones”.

A 50 años de su muerte, este es un tributo a otro personaje que pertenece al club de los 27.

Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

Brian Jones

Comentarios