Hoy tocaremos la sexualidad desde un enfoque más espiritual. Este enfoque es distinto, el sexo tántrico, donde la mente es más importante que lo físico. “El amor es dar energía a alguien más”.

Para los budistas la energía sexual y la espiritual es la misma.

Y si bien la sexualidad nunca ha sido un tema de atención especial en los textos budistas, en las enseñanzas del buda encontramos “las cuatro cualidades del amor”, las cuales llevadas al terreno nos pueden ayudar a desarrollar una relación más sana y satisfactoria con nosotros mismos y con nuestra pareja. Reflexionemos un poco.

La primera de esas cualidades se llama Maitri o Metta, y significa amigo o bondad amorosa, primero contigo, luego con los otros.

Específicamente cuando se trata de la sexualidad ¿somos respetuosos y amables con nuestra pareja? ¿Escuchamos y comprendemos nuestras necesidades y las necesidades del otro? ¿Las conversamos, negociamos y actuamos de forma consensuada?
La segunda cualidad se llama Karuna, y significa compasión, y no solo por los demás, sino por uno mismo. Preguntémonos ¿aceptamos nuestras inclinaciones sexuales? ¿Si tenemos algún tipo de dificultad sexual sentimos compasión por nosotros?
El tercer elemento, Mudita, significa alegría, ¿generamos alegría para ti y para el otro?, ¿Nos acercamos el encuentro sexual con una perspectiva de ganar-ganar? ¿Pensamos no solo en nuestro placer, si no en generar placer al otro? ¿Es el placer del otro también tu placer?
Y finalmente, Upeksha, que nos habla de ecuanimidad, aceptación y libertad. ¿Podemos mirarnos a nosotros mismos y a nuestra pareja y encontrar debilidades, aspectos que nos gustaría cambiar o mejorar, sin avergonzamos ni auto flagelarnos?

¿Podemos sentir una conexión profunda sin la necesidad de aferrarnos?

Como vemos, sexualidad y espiritualidad no son dos conceptos antagónicos como podría pensarse, sino perfectamente compatibles. Cada momento de la relación con tu pareja, incluso el sexo, puede servir como base para tu práctica espiritual.

A través de esas cualidades podemos hablar honesta y abiertamente, y construir una conexión y una confianza mucho más profunda.

Mezcla un poco de las cuatro, y te llevará a encuentros sexuales mucho más fluidos, satisfactorios y agradables
En el sexo tántrico, la sexualidad no es una descarga de la excitación sexual, sino un encuentro que te proporciona energía que luego utilizarás para fines espirituales.

El goce compartido es entonces el puente para alcanzar puntos más elevados de desarrollo espiritual, acercándote a los estados divinos, pero ¿cuáles son las enseñanzas del Dalai Lama?

Claves del budismo tántrico

1. Cuando practicas las etapas avanzadas, es necesario tener contacto sexual sin liberar semen.

2. El intercambio sexual puede ser usado en el camino espiritual, porque si quien lo practica tiene una firme compasión y sabiduría, genera una concentración en la conciencia.

3. La relación sexual no tiene nada que ver con el cultivo espiritual. Cuando una persona alcanza un alto nivel de práctica en la motivación y sabiduría, entonces la unión de los órganos sexuales no le resta nada al mantenimiento del comportamiento puro de la persona.

4. A través de técnicas especiales de concentración durante el sexo, las personas pueden prolongar estados profundos, sutiles y poderosos, y ponerlos a funcionar para entender el vacío.

5. Si te involucras en una relación sexual dentro de un contexto mental ordinario, no existe beneficio.

6. El órgano sexual es utilizado, pero el movimiento de energía que se genera es totalmente controlado. Nunca se debe permitir que la energía se salga, al contrario, se debe redirigir a otras partes del cuerpo.

7. Existe una gran diferencia entre los movimientos de fluidos regenerativos de dos individuos que lo hacen por placer físico y con los de un yogui o personas que controlan sus fluidos con la mente; el placer es total.

Incluso, el Dalai Lama asegura que el término clímax sexual se debe utilizar cuando se experimenta la unión con una pareja deseada, cuidando que los fluidos se mantengan dentro del cuerpo a través de la meditación.

Para lograr una sexualidad plena y satisfactoria es básico que disfrutes al máximo, pero también que tu mente, cuerpo y espíritu se unan en ese momento para lograr el gran clímax sexual.

  • Visita
    Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios