A través de una conferencia dirigida a niñas y niños de educación básica

Pachuca.-

Con la finalidad de generar conciencia en torno al cambio climático, estudiantes de la primaria Arnulfo Islas, de la colonia San Guillermo la Reforma, asistieron a la conferencia “El niño vs la niña: controlando lluvias, huracanes…” como parte del programa Domingos en la ciencia.
La actividad realizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en conjunto con la Academia Mexicana de Ciencias estuvo a cargo del investigador Tomás Morales Acoltzi, del centro de ciencias de la atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien expuso que la importancia de difundir el conocimiento científico es sembrar el interés por estudiar una carrera profesional y despertar la vocación de niños y niñas hacia la ciencia.

De igual forma, la conferencia estuvo encaminada a sensibilizar al estudiantado sobre el cuidado del medio ambiente, por lo que el especialista enumeró diversas acciones que los estudiantes, desde el nivel de primaria, pueden llevar a cabo para disminuir el cambio climático.
Entre ellas, dejar de utilizar platos, vasos y utensilios desechables en sus reuniones o fiestas, sobre todo de unicel, pues ese material tarda cientos de años en deshacerse, apagar la luz cuando no sea necesaria, no gastar agua extra, sembrar árboles, pues atraen la humedad y con ello las precipitaciones, entre otras.

Desde su punto de vista, es más fácil inculcar el cuidado ambiental en niños y niñas de nivel primaria que en los adultos, porque justamente los menores son quienes en muchas ocasiones crean conciencia entre sus familiares y amigos respecto a los hábitos que inciden en el medio ambiente.
El investigador habló sobre fenómenos que influyen en el clima y la frecuencia de las precipitaciones o lluvias durante los periodos de un mes. Explicó que el clima se ve afectado primero por el fenómeno del Niño, que es un calentamiento en el océano Pacífico tropical del este frente a las costas de Perú, y que sucede a finales del año, cuando se celebra la Navidad o nacimiento del niño Jesús; de ahí viene su nombre. La fase contraria de dicho fenómeno, dijo, es conocido como la Niña, el cual consiste en un enfriamiento.

Ante los alumnos de quinto y sexto año de primaria, Tomás Morales Acoltzi expuso que esos fenómenos se deben a una interacción dinámica entre la superficie ecuatorial y la estratósfera baja. “Se forma una oscilación casi bianual. Un año rota en un sentido, en el este, y el otro en el oeste”, mencionó.
De acuerdo con el investigador, el Niño y la Niña son fenómenos naturales, sin embargo, los sistemas ambientales se componen de una variabilidad natural y una variabilidad inducida que tiene que ver con el cambio climático creado por la acción humana. Refirió que el sistema de observación del clima que existe en el planeta no tiene un instrumento que mida el cambio climático y otro que mida la variabilidad natural, por lo que ambos fenómenos aparecen mezclados.
El programa Domingos en la ciencia, tiene el objetivo de difundir la ciencia, además de sembrar en la mente de los estudiantes el interés por esa actividad y la idea de dedicarse a la investigación científica.

Comentarios