Ciudad de México.- Con la reforma laboral, el gobierno federal busca cumplir los “caprichos” de legisladores de Estados Unidos y poner entre la espada y la pared a las organizaciones sindicales mexicanas, además de que las condiciones laborales sean favorables para las grandes empresas, sobre todo las estadunidenses, afirmó la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Consideró que los foros a los que ha convocado el poder Legislativo para discutir ese proyecto, que ya está en manos del Senado de la República, donde también son realizados encuentros de discusión de esa legislación, “son una gran farsa”, porque no son tomados en cuenta los planteamientos de los sindicatos y centrales obreras.

En entrevista, el secretario de comunicación de la CTM Patricio Flores Sandoval refirió que había varias propuestas para legislar la subcontratación (outsourcing), que se ha convertido en un verdadero enemigo de los trabajadores, porque no tienen contratación colectiva ni seguridad social e incumple en gran parte lo que establece la Ley Federal del Trabajo.

Sin embargo, expuso que el sector obrero tendrá que adecuarse a ese nuevo marco legal que habrá en el país próximamente, con las consecuentes adecuaciones a los contratos colectivos que serán necesarias para defender los derechos de los agremiados.

Aseveró que con la creación del Instituto Federal de Conciliación y Registros Laborales se pone en riesgo a los trabajadores, toda vez que los fallos que acuerden jueces “independientes” podrían favorecer a los patrones.

Por ello, consideró necesario que esa instancia legal sea tripartita para no dejar en la indefensión a la clase obrera cuando demande una liquidación, reinstalación por despido injustificado y el pago del seguro social.

El dirigente del Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio, Similares y Conexos de la República Mexicana confió en que en el Senado las cosas cambien y la minuta enviada por la colegisladora pueda ser modificada para el beneficio de la clase asalariada y de las organizaciones sindicales.

Comentarios