Muy bien. Entramos a nuestra recta final que decidirá cuál es el mejor modelo de exterminador que existe en toda su saga fílmica. Así que mientras seguimos mordiendo nuestras uñas ante el estreno de Terminator: destino oculto –los críticos de cine la están elogiando–, nada mejor que armar un maratón para disfrutar de unos de los cíborg más importantes de la cultura pop…

5. T-600 de The terminator y Terminator: La salvación. El primer modelo de infiltración de Skynet que tuvo cierto éxito en aniquilar a la raza humana. Endoesqueleto cibernético sobre tejido de caucho que destaca por su gran fuerza, manejo de armamento pesado y capacidad para hacerse pasar por un humano, aunque su piel sintética lo delata plenamente. Que su paso lento y su cuerpo tosco no te engañen, el T-600 es una punta de lanza en la fabricación de máquinas asesinas.

4. T-3000 de Terminator: Génesis. Muy similar al T-5000 del mismo filme, pero con algunas diferencias que lo hacen sumamente atractivo y letal. Este modelo es inicialmente un organismo biológico infectado por las nanopartículas de Skynet, las cuales fusionan el tejido vivo con la tecnología de esta inteligencia artificial. El T-3000 posee las facultades de regenerarse a gran velocidad, dividirse en partículas y reconstruirse, adquirir la forma de cualquier objeto y lo mejor, conserva la mayor parte de su esencia humana a excepción del libre albedrío. ¿Quién no se sintió sorprendido al ver a John Connor convertido en un exterminador? Por desgracia, los huecos argumentales de Génesis impidieron al T-3000 su fabricación en serie.

3. T-1000 de Terminator 2: Día del juicio. Si el exterminador original era intimidante, James Cameron nos voló los sesos a todos con el legendario T-1000, una revolución en lo que a cíborgs se refiere. Compuesto por una polialeación mimética y nanochips que permiten su autorregeneración, supone una máquina que puede adoptar la forma que desee, mimetizarse con el ambiente y convertir algunas partes de su cuerpo en armas punzocortantes. Aunque no es tan fuerte como el T-800, este nuevo modelo parece un bólido incansable en su búsqueda de aniquilar a John Connor.

2. T-H de Terminator: La salvación. Marcus Wright fue un condenado a muerte que donó su cuerpo a Cyberdyne Systems. En el futuro, Marcus despertó de su letargo para descubrir que es un Frankenstein posmoderno: a excepción de su cerebro, corazón y otros órganos, el resto de su cuerpo ha sido convertido en máquina, la primera gran arma de infiltración de Skynet. Posee fuerza sobrehumana, conserva su esencia humana y su libre albedrío, aunque un golpe en el pecho lo suficientemente fuerte puede detener su órgano cardiaco. Amamos a Marcus porque, si bien La salvación es un bodrio, este terminator híbrido nos plantea muchas preguntas filosóficas, entre ellas si es un humano convertido en máquina o, por otro lado, una máquina que ha alcanzado una humanización mayor a la de los propios humanos. Alan Turing estaría orgulloso de él.

1. T-800 de… toda la franquicia Terminator. El único y original T-800, el principio de toda nuestra aventura. Ideado por Skynet como un soldado de infiltración, este modelo posee un endoesqueleto de titanio y tungsteno envuelto en tejido vivo que le brinda una forma humana casi perfecta, aunque los perros pueden detectarlo. Suda, sangra, huele, tiene mal aliento y no se detiene hasta acabar con su objetivo. Aunque es controlado por Skynet vía un mando remoto, algunas unidades han sido capturadas por la resistencia y hackeadas para ayudar a la humanidad, como es el caso del T-800 de T2. Incluso, puede reprogramarse de tal forma que tiene la capacidad de aprender y, con ello, comportarse más como un ser humano. De un villano temido a un héroe sin igual, el T-800 es nuestro digno primer lugar.

¿Cuál es su exterminador favorito? ¿Ya están listos para Terminator: Destino oculto? Vayan preparando las palomitas antes de que Skynet vaya desplegando a sus unidades de infiltración.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios