Caborca, una mirada teatral a los efectos del narcotráfico

459
TEATRO

El sábado llegará a Pachuca de la mano de la compañía Teatro en Fuga AC

Pachuca

Con un teatro que apuesta por mirar de frente a la realidad mexicana, el sábado llegará a Pachuca la compañía Teatro en Fuga AC para presentar su montaje Caborca, una mirada teatral a los efectos del narcotráfico, escrita por Paulina Barros Reyes y bajo la dirección de Andrea Salmerón.
La cita es en el centro cultural del Ferrocarril, con dos funciones: 19 y 21 horas. La entrada es con boleto de cortesía, pero el cupo es limitado, los interesados deberán acudir por sus boletos al foro cultural Efrén Rebolledo (Bravo 202, Centro, Pachuca).
Tras dos exitosas temporadas en la Ciudad de México, Caborca emprende su primera gira nacional con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. La obra cuenta con las actuaciones de Alfonso Cárcamo, Mario Eduardo D’León, Olga González, Meraqui Pradis, Roberto Ríos (Raki) y Leonardo Zamudio.
La puesta en escena presenta a Lila, quien es secuestrada para forzar a su padre a ceder sus tierras al cártel local. Muy cerca de Lila están las personas que se relacionan con ella y con su secuestro: su madrina, el comandante de la Policía, el gatillero, la cocinera, el encargado de los restos y el guardián de la secuestrada. Todos ellos suman sus voces para hablar de lo que es cotidiano: una guerra en la que todos somos jueces y parte.
Esa circunstancia genera el punto de partida de Caborca, que le pone rostro al problema público del narcotráfico. La obra habla de personas que viven de manera cotidiana con el narco; individuos con sus propios motivos, con preocupaciones que en las ciudades apenas se imaginan, incapaces de asumir responsabilidad sobre la influencia que nuestros actos tienen en la vida de gente que se levanta cada día tratando de sobrevivir.
Andrea Salmerón Sanginés, directora de Caborca, plantea un espacio sin divisiones; actores y espectadores comparten la acción, los espectadores entran a un espacio vacío, son libres de moverse. Los actores están ahí entre ellos, de la misma manera en que cada día se comparte el asiento del metro con el dealer, la fila del supermercado con el feminicida o la profesora de preescolar. La acción escénica y la luz provocarán el movimiento de los participantes.
Cuidando de no estereotipar o juzgar los personajes, y de no hacer apología del crimen, Caborca narra cómo un pueblo entero es tomado por el narco; una mancha que se extiende, voraz, siempre presente aunque queramos invisibilizarla.
De acuerdo con la producción, en Caborca no hay malos ni buenos. Las personas trabajan para ganarse la vida y no ganarse la muerte: venden mangos y también alimentan secuestrados, negocian con las familias, convencen a quienes se niegan a participar, dan el tiro de gracia, desaparecen cuerpos… todo para que al cliente no le falte nunca lo que pide.

La obra

  • Escrita por
    Paulina Barros Reyes y bajo la dirección de Andrea Salmerón
  • Tras dos exitosas
    temporadas en la Ciudad de México, emprende su primera gira nacional con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes
No votes yet.
Please wait...

Comentarios