Ciudad de México

La corrupción se llevó por delante al ahora expresidente del gobierno español Mariano Rajoy, quien gobernó el país durante siete años y se vio obligado a dejar su cargo al perder una moción de censura en el Parlamento, una semana después de que el Partido Popular (PP), al que pertenece, fuera condenado por la trama de sobornos conocida como caso Gürtel.
Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) e impulsor de la destitución, será el nuevo jefe del Ejecutivo de España.
En un breve discurso ante el Parlamento previo a la votación, Rajoy aceptó una derrota anunciada desde el jueves y deseó éxito a su sucesor.

“Ha sido un honor, no lo hay mayor, haber sido presidente del gobierno de España”, expresó el ahora exmandatario.
“Soy consciente de la responsabilidad que asumo y del momento político tan complejo que vive nuestro país”, manifestó Sánchez quien jurará hoy como nuevo presidente del gobierno y cuya administración solo contará con 84 de los 350 diputados del Parlamento.

Comentarios