El Índice de Paz México 2017 muestra un panorama, en general, negativo para nuestro país. A nivel nacional, el indicador de este año cayó 4.3 por ciento, lo que expresa que vivimos en un país menos pacífico. Entre otras cosas, el estudio, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), plantea que la caída del indicador se debe a un incremento de 18.4 por ciento en la tasa de homicidio doloso durante 2016 –año con el que se obtienen los datos del Índice de Paz 2017–. Se trata, además, de la primera caída en el indicador desde 2012, cuando hubo cambio de gobierno y en apariencia fue sustituida la estrategia que echó a andar el expresidente Felipe Calderón y que fue conocida coloquialmente como la guerra contra los drogas. Esto, por cuanto a lo que nos sucede como país. ¿Pero qué pasa en las regiones, en los estados? En Hidalgo se alcanza a ver una tendencia que debe ser frenada por las autoridades municipales, estatales y federales. Mientras el Índice de Paz México 2016 colocó a Hidalgo como la entidad más pacífica, el mismo indicador pero de este año nos ubica en el cuarto lugar nacional. ¿Cómo explicar esta caída? El estudio considera varios parámetros, todos elaborados con cifras oficiales. De esa forma, quizá nos dé luz que Hidalgo ocupó el lugar 19 respecto a la tasa de policías estatales y municipales en 2016. También, debemos considerar el dato que consigna que en el estado hay 190 policías por cada 100 mil habitantes, cifra por debajo de la media nacional que es de poco más de 200 elementos policiacos. ¿Qué hay que hacer en Hidalgo para recuperar lugares? Para empezar, que las autoridades lean el diagnóstico que entrega el IEP. Y dos, que tomen nota de las recomendaciones. Esto es solo para empezar. De filón. Hoy el gobernador Omar Fayad Meneses viajará al Valle del Mezquital para anunciar el operativo Semana Santa, periodo que ya está a la vuelta. Esperamos, la gente espera, un mensaje contundente para hacer frente a la inseguridad.

Comentarios