Chaneke Verde

“¡Año 2020, que año tan provechoso.
Con tantas almas que me he llevado,
ni tiempo he tenido para el reposo!
Ese coronavirus resultó ser un gran aliado”,
pensó la Parka con singular agrado.

Necesitaré refuerzos para el siguiente año,
pues vienen cataclismos de gran tamaño.
Vienen sequías, huracanes e inundaciones
producto del calentamiento global.
Gracias a las tóxicas emanaciones
que esta humanidad no logrará parar,
a menos que evite los bosques talar.

Cáncer está celoso, buscará el récord batir,
yo creo sí lo puede conseguir,
pues los humanos solo piensan en producir
y no en dejar de consumir.

Seguirán las fábricas contaminando
y los recursos se irán acabando.
Que sigan “construyendo el futuro”
y destruyendo el presente,
que a mí me está gustando
esto de traer mucha gente.

Conforme se extingan los animales
y se contaminen los mares,
vivirán humanos, solo penas y males.
Tendrán ustedes menos comida
y mi cuenta de almas estará más nutrida.

Todo esto pensaba la Parka en su recinto
cuando escuchó que alguien le hablaba:
“¡Alto ahí Parka malvada, aún no la tienes ganada!
Que mientras haya Chanekes luchando,
la humanidad seguirá cambiando”.

“Tan antiguos como, puede que seamos,
mira que ahora en redes sociales estamos.
Gracias al Independiente de Hidalgo
ya estamos logrando algo”

Sigue pues al Chaneke Verde amigo lector
y sé, del cambio climático, un obstructor.
Chaneke Verde.

Leonardo Yazael Quiroz Mendoza

Estaba la maestra Marisol
sentada atrás de su pantalla
cuando llegó la Catrina
y la invitó a una batalla.

La maestra un grito pegó
cuando a la Catrina observó,
pues estaba trabajando.

En su nueva planeación
para dar al 4A
su nueva clase matutina,
impresionada la Catrina quedó

Cuando a los niños atenta escuchó,
dale duro gritaba Leo, Benjamín, Shelen y Héctor
también estaban apoyando
a su maestra querida.

A luchar la estaban animando,
pues esa intensa batalla
la Catrina quería ganar.

Pero la miss muy luchona
la supo derrotar
y le invitó un desayuno
en su bonito altar.

De interés

Comentarios