Calaveritas

521
calaverita

En esta publicación se presentan los textos ganadores del Concurso de Calaveritas Literarias organizado por la División de Extensión de la Cultura de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) a través de la Dirección de Promoción Cultural donde los concursantes redactaron los textos con temáticas libres.

1er. Lugar

CALAVERA AL GOBERNADOR OMAR FAYAD MENESES
José Trinidad Cerón Reyes

Un político taimado, al panteón hoy ha llegado
cargado de corrupción,
es Omar quien ha fallado al vivir,
sin dilación.

Aspiró a ser presidente
con ambición prematura
pero la Fría muy sonriente
lo guardó en la sepultura.

Satán le puso los cuernos
al ser su nuevo inquilino
le dijo: tú estás muy tierno
para llegar a Los Pinos.

Su muerte fue muy chistosa
entre lujos y trinquetes
y no descansa ni en la fosa
de gusanos es banquete.

Hizo gala de ser sabio
en sus discursos grotescos
y hoy de gato sirve al Diablo
sin ponerle ya pretextos.

Fue el “Gober” de la salud
regalando desenfrioles
y hoy guardado en su ataúd
no le alcanza pa’ frijoles.

Fue priista de abolengo
con acciones connotadas
y la de luto dijo vengo,
por Omar en dos patadas.

Victoria quiso llorarle
a Omar en telenovela
y al Diablo se fue a rogarle
que no apagara su vela.

Cuando llegó con los muertos
todititos lo apedrearon
y les gritó: ¿Qué están tuertos?
yo soy por el que votaron.

En su lapida mortuoria
un epitafio se puso:
Omar no falló a Victoria
la Muerte fue quien se opuso.

2do. Lugar

 

ENRIQUE PEÑA NIETO PRESIDENTE DE MÉXICO 2012 – 2018
Zita Vértiz Ortega

Peña Nieto se murió
al fin terminó el calvario,
lo están velando en el PRI,
entre puro “dinosaurio”.

Impunidad y corrupción
fue el sello de su gobierno,
y de eso ya entrega cuentas,
Peña Nieto, al eterno.

Por tanta inseguridad
y su gobierno corrompido,
tenía bien pobre al país,
asustado y bien jodido.

La PGR se convirtió
en una verdadera “cloaca”,
nunca dieron solución
a los 43 de Ayotzinapa.

La delincuencia organizada
mantenía al país a “raya”,
y salieron a la luz,
los muertitos de Tlatlaya.

Se aventó un buen “puntacho”,
que a su imagen le dio brillo,
metió “al bote” a su comadre,
la maestra Esther Gordillo.

Y le salió “La Casa Blanca”,
esa fue una noticiota,
pero el dijo que era tranza
de su vieja “La Gaviota”.

Se compró un avión de lujo
y en el iba y venía,
dijo López Obrador,
“que ni Obama lo tenía”.

Con la reforma energética,
todo México hizo “muina”,
pues sigue “subiendo” el gas,
la luz y la gasolina.

Con la reforma educativa,
“orgullo del presidente”,
se metió en puros problemas.
con los “maistros” de la CNTE.

El veía “un México feliz”,
ya le “fallaba la choya”,
el “Chapo” se le “peló”,
de la cárcel de Almoloya.

Pobrecito Peña Nieto.
lo culpan de todo a él,
ya lo culpan de la muerte,
del cantante Juan Gabriel.

La “parca” cortó de tajo
con todas sus ambiciones,
no’mas lloró su familia
y unos cuantos “lambiscones”.

Ya lo llevan a enterrar.
lo acompaña poca gente,
descansa en paz Peña Nieto,
malquerido presidente.*

3er. Lugar

CALAVERITA:  A ILSE SÁNCHEZ QUINTERO
Julio Romano Obregón

 

Iba la Muerte atrasada
a cumplir con su misión:
esta noche una muchacha
iría a su colección.

Por las calles de Pachuca
a Ilse salió a buscar:
“¿Estará en la librería?
¿Dónde la podré encontrar?”.

El librero, pues, le dijo
que sí anduvo por allí,
pero fue hace ya unas horas
que se tuvo que salir.

Cuando angustiada pensaba
cómo la podía atrapar,
una idea en su cabeza
se empezaba a generar:

Una taza de café
dejó para ella ordenada…
y su sorpresa cuál fue
al ver que el plan funcionaba…

Ilse, con sus libros nuevos,
se abrió paso en el lugar:
“Un café de cortesía”,
le anunciaron al llegar.

“Esto está muy sospechoso”,
dijo Ilse, muy sagaz,
y volteando a todos lados
con la Huesuda fue a dar.

Mas como corazón tiene
a la Flaca se acercó:
“Tengo para ti un presente”,
y en seguida le ofreció

una de sus nuevas compras:
de Gabriel García Márquez,
Cien años de soledad…
“Y deja de hacer maldades”.

Y la Muerte así leyendo
regresó al Más Allá:
“¡Pero vuelvo el año que entra!
De esto hemos de platicar”.

Comentarios