Cálido recibimiento de AMLO en Actopan

390
AMLO

Miles de personas aguardaban impacientes la llegada de quien, afirmaron, será su próximo presidente

Pachuca.-

Es mediodía en el Valle del Mezquital y el calor se deja sentir con toda su intensidad, alcanzando casi los 30 grados; sin embargo, en la plaza principal de Actopan miles de personas aguardan impacientes la llegada de quien, afirman, será su próximo presidente.
Nuevamente y como ocurrió hace casi un mes en Tula, ahora los habitantes de la tierra del ximbó y la barbacoa reciben la visita del candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a la presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien desde temprana hora esperaron con entusiasmo sin importar el calor, el cansancio, los empujones o las casi dos horas que tardó en arribar el tabasqueño proveniente de Ixmiquilpan, municipio que también lo recibió por la mañana.
Y es que las horas de espera no fueron porque Obrador se detuviera en el camino para comerse un taco de la barbacoa hidalguense que tanto le gusta, sino porque durante su trayecto, como él mismo lo contó y muchos pudieron constatar, cientos de personas lo detuvieron para saludarlo, tomarse la selfie o simplemente compartirle las propuestas más sentidas del pueblo de esa región.

“Pero ya está aquí nuestro candidato, el próximo presidente de México señoras y señores”, anuncia el presentador por el micrófono y los gritos de la multitud retumban de esquina a esquina en una plaza principal abarrotada de niños, niñas, mujeres, hombres y adultos mayores con los rostros llenos de entusiasmo, mismos que a una sola voz repiten “presidente, presidente”.
El camino para llegar al templete es largo, pero Andrés Manuel lo recorre pacíficamente mientras saluda y abraza a todos quienes a su alrededor le expresan su aprecio y admiración; dos mujeres que portan hábito de monjas piden que las dejen acercarse al candidato, pues quieren darle una petición muy personal y, de paso, la bendición para que todo salga bien el próximo primero de julio.

En lo alto de un edificio contiguo a la explanada, un hombre ondea una bandera de México y los presentes lo celebran; una mujer grita: “No te canses, tienes que ser nuestro próximo presidente”; al otro lado se escuchan más gritos, “ese es el bueno”, “saca al PRI de los Pinos”, “fuera la mafia del poder” y “no nos falles”.
Andrés Manuel saluda airoso, luce feliz por ese cálido recibimiento de los actopenses, a quienes dirige un discurso que deja escapar miles de aplausos, palabras que nuevamente, como sucedió en Tula, parecen dejar una profunda huella en sus seguidores, esos que tras marcharse aún repiten por las calles: “Es un honor estar con Obrador”.

Comentarios