Actualmente no paramos de escuchar en los medios de comunicación sobre la reforma educativa y la adquisición de competencias, como si fuera una moda o tendencia en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, las competencias no son más que la obtención de habilidades, técnicas, destrezas, actitudes y aptitudes que nos conforman como profesionales de la salud (de manera general) y nos distinguen entre médicos, enfermeras, psicólogos, gerontólogos, nutriólogos, odontólogos y licenciados en farmacia de manera particular.
Ante este desarrollo, las ciencias de la salud no pueden quedarse atrás, y el área académica de medicina ha desarrollado un plan curricular basado en competencias para mantenerse a la vanguardia educativa, pero sobre todo para mejorar la forma en que los alumnos están aprendiendo, evitando hacer daño a los pacientes en los hospitales, cambiándolos por prácticas controladas en las áreas de simulación. Esta implementación ha sido paulatina, desde analizar las materias y los perfiles docentes que se necesitan, hasta conformar un lugar donde los alumnos puedan aplicar una práctica supervisada, de manera segura para ellos mismos y sobre todo para los pacientes: el Centro Latinoamericano de Educación Médica por Simulación (CLEMPS).
Estimar el impacto del programa educativo por competencias, apoyado en la herramienta de la simulación, aún es difícil de establecer, sin embargo es de gran interés la perspectiva de los alumnos para conocer el impacto en la vida profesional cotidiana del estudiante de medicina:
“La ventaja que nos proporciona un programa curricular basado en competencias y aplicado a un centro de simulación, como el que tiene la UAEH, es que podemos realizar las prácticas cuantas veces sean necesarias para que el conocimiento esté bien cimentado y bajo esta primicia podamos continuar con el procedimiento o habilidad que nosotros deseemos, las actividades dentro del centro de simulación pueden ser simples como aprender a identificar los materiales que requerimos en nuestro hacer diario, hasta tan complicadas como enfrentarnos a escenarios donde nuestros conocimientos y habilidades nos permiten tomar las decisiones correctas para implementar el tratamiento de un paciente, tanto si es necesario recetarle algún medicamento e incluso si estudios complementarios son pertinentes, para concluir e integrar un diagnóstico.
La perspectiva que tenía desde que comencé prácticas dentro de CLEMPS hasta el día de hoy ha cambiado de una manera radical, y el desarrollo que actualmente tiene ha generado un abismo de diferencia entre nuestra universidad y aquellas que aún no cuentan con un centro de simulación. Cabe mencionar que no es la panacea ni pretendamos que lo sea, pero sé de una manera firme que sí potencializa las capacidades de los alumnos en el ámbito hospitalario, que nos ayuda a identificar necesidades y prioridades del paciente, nos ayuda a integrar conocimiento previamente adquirido y mejora nuestra experiencia como prestadores de servicios de salud.”
En definitiva, nos queda aún trabajo que realizar y reforzar para que los programas por competencias mejoren y genere un cambio significativo en nuestros futuros profesionales de la salud, no solo en la preocupación de la adquisición de las destrezas y habilidades mínimas necesarias, también en ayudar a los alumnos a construir sus propias emociones, como la empatía y la humildad que les debemos a los pacientes, la responsabilidad en sus acciones y toma de decisiones, la honestidad al brindar información a nuestros pacientes, e incluso desarrollar un alto sentido de pertenencia e identidad universitaria.
“Como experiencia puedo comentarles que el haber participado en un concurso de habilidades adquiridas por simulación, a nivel nacional, con diferentes universidades tanto públicas como privadas, me hizo poner a prueba los conocimientos y destrezas que he adquirido previamente durante mi formación. Y más aún, obtener un primer lugar en el concurso, considero que es un claro ejemplo del increíble trabajo que se realiza en el centro de simulación, lo bien posicionada que está nuestra universidad a nivel nacional, pero sobre todo lo orgulloso que me encuentro de pertenecer a ésta magnífica casa de estudios.”
Tenemos la certeza que la implementación de un programa educativo nuevo, basado en competencias y simulación, mantendrá a los estudiantes de la licenciatura en médico cirujano preparados para un mundo en constante cambio con exigencias cada vez mayores.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios