El primero de abril de 2011, durante sus primeros minutos como gobernador constitucional, Francisco Olvera Ruiz oficializó una inversión millonaria para rehabilitar los parques industriales en el estado. Semanas después, durante una visita a Ciudad Sahagún, el entonces encargado de la casa de gobierno vaticinó que en seis meses los parques industriales serían remodelados, rehabilitados y estarían en óptimas condiciones para atraer nuevas inversiones. Lo cierto es que seis años después las ambiciosas proyecciones tuvieron poco eco en los capitales nacionales y extranjeros, la llegada de nuevas empresas fue escasa y la famosa rehabilitación resultó insuficiente. Pero entremos en materia: en el paquete de proyectos etiquetados en el Fondo Metropolitano 2014, el gobierno de Hidalgo presupuestó 10 millones de pesos para la adquisición de reserva territorial para el parque industrial de Tulancingo. Además, dicho fondo contempló para ese mismo ejercicio fiscal 2 millones 117 mil pesos para elaborar el plan maestro del complejo localizado en Santiago Tulantepec. En la edición de hoy, el corresponsal en la región Daniel Martínez informa que 20 meses después de anunciarse el inicio de obras en el terreno donde se asentará el parque industrial del Valle de Tulancingo, éstas apenas comenzaron. La inversión ejercida es de 17.7 millones de pesos provenientes del Fondo Metropolitano, aunque la ejecución de recursos presenta un desfase de poco más de un año en su aplicación. Nada nuevo en la dilación de recursos federales, si consideramos que, por ejemplo, al término del año pasado el Fondo Metropolitano solo había concluido uno de 21 proyectos etiquetados. Buenos augurios demuestra la nueva administración que encabeza Omar Fayad, no solo por los 9 mil millones de pesos traducidos en inversión durante los primeros siete meses, sino por destrabar proyectos que se estacaron en el pantano de la burocracia. A este paso seguramente el secretario de Desarrollo Económico José Luis Romo ya tendrá prospectos para integrarlos al nuevo complejo industrial, pues si en algo nos ha sorprendido este gobierno es la celeridad con la que se concretan las inversiones. De filón. Tremenda rifa del tigre se sacó Hidalgo con el nombramiento del Geoparque de la Comarca Minera como recurso natural mundial por la UNESCO. Ahora el gigantesco reto será mejorar la infraestructura y profesionalizar los servicios turísticos.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorLas cabezas de Hidra
Artículo siguiente¡Aleluya!