Caminar entre nubes, día y noche

707
NOCHE

NOCHELos trabajos para controlar el siniestro en su totalidad continúan

Pachuca.-

Es poco después del mediodía del miércoles y, a cuatro días del incendio ocurrido en el basurero ubicado en Mineral de la Reforma, el trabajo para controlar el siniestro en su totalidad continúa en manos de quienes, durante este tiempo, apenas y pueden descansar.

La nube de humo tóxico que despidió el lugar desde la noche del pasado sábado ha bajado considerablemente; sin embargo, aún es necesario utilizar mascarillas para trabajar, cubreboca o mínimo un trapo para evitar intoxicarse, comenta un trabajador que ha salido para refrescarse con un poco de agua, pues la temperatura ya de por sí es alta en el ambiente.

A lo lejos, sobre los cerros de basura que estos cuatro días vieron mermado su volumen, al menos ocho trabajadores, entre bomberos del estado y empleados de Protección Civil del municipio, humedecen los desechos con mangueras que provienen de las pipas que entran y salen todo el tiempo por la misma reja verde que apenas el sábado fue clausurada con sellos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

NOCHEPero, pese a los esfuerzos, el lugar no deja de arder y por momentos parece respirar nuevamente justo cuando alguna grúa escarba en los residuos calcinados para encontrar las llamas que aún no fueron extinguidas, o cuando manualmente los trabajadores del sitio luchan contra ellas.
“Afuera la gente pide que ya se apague, se desesperan porque creen que es fácil, pero si estuvieran aquí verían el trabajo que cuesta controlar un incendio como este, solo les pedimos un poco de paciencia”, comenta uno de los bomberos de Pachuca que, desde el comienzo del incidente, apoya al municipio día y noche.

Son casi 20 trabajadores los que pueden contarse desde la periferia hasta donde está permitido ingresar por seguridad, pero hay quienes aseguran que detrás existen más hombres y mujeres que, sin importar el sudor, cansancio, hambre o intereses personales, continúan laborando sin reproche hasta que el fuego cese.
“Mañana (jueves) serán cinco días, pero si no logramos terminar aquí seguiremos el tiempo que sea necesario, es nuestro trabajo”, indica un empleado de Protección Civil antes de colocarse nuevamente su máscara de gas y perderse entre la nube de humo tóxico que justo volvió a exhalar.

Comentarios