Apurados, llegaron todos los niños; unos con sueño, otros con la actitud bien puesta

Pachuca.- Apurados, corre y corre llegaron todos los niños a la escuela. Unos con sueño, otros con la actitud bien puesta arribaron al plantel para ver a sus amigos; mientras tanto, los papás los despidieron desde la entrada: Bienvenido al ciclo escolar 2019-2020.

Bien arregladitos llegaron a su primer día de clases desde muy temprano. Las escuelas vieron saturadas sus entradas con automóviles, mochilas, niños, madres y padres de familia.

Pero no todo fueron risas y diversión, algunos de los más pequeños no soltaban a sus mamás, pero ellas, sin saber qué hacer, trataban de apartarlos. “Tengo que ir a trabajar, ahí están tus amiguitos; mira, la maestra ya vino por ti”, sin embargo, nada valió para un niño de apenas segundo de primaria.

“¿Por qué no te gusta la escuela?”, le preguntó una de las docentes, la respuesta le dio un tiro certero e infranqueable al sistema escolar mexicano. “La escuela sí me gusta, la tarea no, es como seguir la escuela en la casa”, gritó en total berrinche y franca rebeldía con su copetito ya despeinado, el suéter medio desarreglado y la camisa con algunos botones desabrochados.

Para alentarlo a ingresar a la institución, la profesora le propuso no dejar tarea por ser el primer día de clases; no obstante, antes de dar cualquier respuesta soltó a su madre y ella apresuró el paso para no llegar tarde al trabajo, mientras que la académica lo metió a la escuela para que realizara honores a la bandera con sus compañeros.

De nuevo se escucharon los ecos de los niños y niñas jugando a la hora del recreo, las escuelas que hasta el momento habían permanecido en total silencio, volvieron a llenarse de risas, colores, anécdotas de las vacaciones y uno que otro amorcillo contado en las jardineras o detrás de los salones.

escuela

  • Quienes eran más pequeños no soltaban a sus mamás, pero ellas, sin saber qué hacer, trataban de apartarlos

Comentarios