Campeones de Lisboa

321

Durante escasas tres semanas fuimos testigos de una de las ediciones más vertiginosas y apasionantes de la Liga de Campeones. Debido a la pandemia que prevalece, las rondas de nocaut se celebraron a un partido en campo neutral. Además, con la disputa de un encuentro por día, tuvimos suficiente futbol para enmendar los más de dos meses de paro total. No hubo un solo encuentro soso; todos ofrecieron espectáculo, emoción y grandes historias.

La sobremesa de la Copa más prestigiosa de Europa nos lleva a preguntarnos si este formato debería retomarse en la posteridad. ¿Acaso no representa la eliminación directa una llamada de atención a los clubes poderosos que pasan por momentos de incertidumbre? La ventana se ha abierto y solo el tiempo dictará su viabilidad en el mundo pos-Covid.

Mientras tanto, la competencia llega a su fin en este día. La infravalorada Liga de Europa regaló una antesala digna de una competencia de primera categoría que terminó con la victoria del Sevilla, el indiscutible rey de la competencia, ante el Inter de Milán. Dos días después, el Paris Saint-Germain enfrentará al Bayern de Múnich en la primera final europea celebrada en domingo.

Es inevitable hablar de dinero. Desde su compra por Qatar Investment Authority en 2012, el conjunto parisino ha construido una infraestructura deportiva que se ha traducido en la supremacía a nivel local, pero que aún no ha sido redituable a nivel internacional. El equipo francés disputará su primera final de Liga de Campeones tras una serie de fracasos en resultados y nóminas.

Si bien el valor de las plantillas de ambos clubes es bastante equiparable, es fácil pensar que el cuadro ibérico llegó a la máxima cita a billetazos. Neymar es el hombre clave: el fichaje más caro en la historia del futbol (222 millones en 2017) costó más de lo que el Bayern pagó, en su momento, por todo su once titular. Manuel Neuer es el jugador por el que más dinero se desembolsó (30 millones en 2011), mientras que hombres como Robert Lewandowski (2014) y Leon Goretzka (2018) llegaron ¡gratis!

Lo deportivo es aparte. París Saint-Germain sufrió para instalarse en la final; Bayern ganó todos sus juegos de la temporada. Echando mano de sus recursos, ambos clubes son merecedores de llegar a la última instancia. El balompié empresarial se enfrenta a la máquina de futbol en el desenlace de una serie que Lisboa y el mundo entero nunca olvidarán.

Comentarios