Casi la mitad de la población en Hidalgo (48 por ciento) vive en el medio rural, dato por el cual en nuestra entidad las actividades productivas del campo deberían ser prioridad. También, porque la mayor parte de la población marginada vive en municipios del norte de la entidad que se distinguen, justamente, por ser lugares cuya población vive dispersa en pequeñas comunidades y en entornos rurales. Por esa razón cobra relevancia lo que dijo ayer el gobernador Omar Fayad Meneses, en el marco de la celebración del consejo estatal para el desarrollo rural sustentable. En ese acto, el mandatario dijo que el sector agrícola de Hidalgo está estancado desde hace 13 años. Claro, la entidad se mantiene en primer lugar como productor de cebada, alfalfa, coliflor y avena… pero de ahí no pasamos. Por eso el mandatario llamó a los productores a cambiar de paradigmas, a apostarle a la reconversión y tecnificación. ¿Qué significan esos terminajos? Pues que los productores deben inclinarse por cultivos más rentables. ¿Qué sucede en Michoacán? En esa entidad producen aguacate y limón, entre otros, que son productos que tienen un valor más alto en el mercado y que dejan mayores ganancias para los campesinos. Por eso Hidalgo debe pensar en otros cultivos y, sobre todo, en la tecnificación, que es lo que permite obtener rendimientos superiores. De lo contrario, como bien dice el gobernador, seguiremos con los mismos resultados y con la misma población viviendo en la marginación. De filón. Por cierto, a 100 días de iniciar su gestión, el gobernador mantiene intacta su promesa de cambiar lo que sea necesario para mejorar el servicio del Tuzobús. Hasta ahora no ha presentado un diagnóstico y las cosas, básicamente, siguen igual. En este corte de caja el mandatario debería informar, al menos, qué es lo que ha estado haciendo la subsecretaría del Transporte.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios