Cantan y taquean The Killers en Monterrey

197
monterrey

ALEJANDRO JASSO / SOFÍA MADERO / AGENCIA REFORMA
Monterrey

Ellos no son producto de la suerte, el talento de The Killers está probado una y otra vez: son únicos.
Originarios de Las Vegas, donde la suerte sí es un factor importante para ganar, ellos parecen no necesitarla.
Anoche, en la arena Monterrey se vivió un espectáculo lleno de adrenalina que fascinó a 14 mil fanáticos que lograron un sold out con la gira Wonderful Wonderful World Tour.
A las 20 horas las chicas de The Warning abrieron el espectáculo con temas como “Dull knifes”, “Black holes” y “Alone”, recibiendo buena respuesta del público.

Los estelares aparecieron para provocar gritos y una euforia que hizo vibrar el recinto.
Desde su llegada a las 21:10 horas, Brandon Flowers (vocalista), Dave Keuning (guitarrista), Mark Stoermer (bajista) y Ronnie Vannucci Júnior (baterista) emocionaron a los regios que ya los esperaban ansiosos después de un año de no verlos, cuando se presentaron en Pa’l Norte.
La bienvenida la dieron con “Wonderful wonderful” y siguieron con “The man”.
Con un juego de imágenes proyectado en una triangular pantalla gigante y dos más cuadradas, tres coristas y ocho músicos, The Killers la armó en grande.
“Hola Monterrey, bienvenidos a nuestro maravilloso, maravilloso show”, expresó Flowers en español.

“Somos The Killers y estamos aquí para presentarles este fabuloso concierto”, agregó en inglés el cantante y continuó con “Somebody told me”.
Otros de los temas fueron “The way it was”, “Shot at the night”, “Run for cover” y la esperada “Human”.
“Nos extrañaban ¿o qué?, ¿cómo nos van a demostrar que nos extrañaron?”, preguntó en español.
El afortunado de la noche fue el regio Jesús Mena, quien con un cartelón pedía subir a tocar con The Killers. Brandon primero se aseguró que fuera de aquí.

“¿Eres de Monterrey? Bien, ven, sube”, y tocó la batería de manera brillante en “For reasons unknown”, que terminó ante una ovación del público y una selfie con el cantante.
Brandon pidió al público mantener las palmas arriba para saltar juntos al ritmo de “The runaways”, donde aprovechó para tomar la bandera de México.
Amenzando con irse antes, continuaron maravillando a una eufórica audiencia, y Flowers regresó con un brillante cambio de vestuario plateado.
Entonando “Mrs brightside” fue como finalmente se despidieron a las 23:03 horas.
The Killers revivirá esa espectacular noche con una segunda fecha hoy en el mismo recinto.

De arrachera, por favor

Y después del concierto, a Brandon Flowers se le antojaron de nuevo unos buenos tacos.
La noche del domingo, a su llegada, el cantante se fue al restaurante El Fogoncito para comer unos tacos al pastor, chicharrón con queso, guacamole, molcajete de arrachera y queso asado.
Y anoche, luego del show, se fue al Centrito del Valle acompañado de su esposa Tana para dirigirse a los Tacos del Julio.
“Anoche (domingo) no me llevó, es mal esposo, ¿verdad?”, expresó Tana entre risas cuando entró al lugar. Mientras, Brandon era interceptado por los comensales.
El cantante accedió a tomarse foto con varios de los que se lo pidieron, pero luego sus guaruras solicitaron que dejaran cenar a gusto a la estrella.
El vocalista de The Killers pidió una orden de tacos de arrachera, papas tipo galena con cebolla y tomó agua.
No es la primera vez que Flowers disfruta de la gastronomía de la ciudad en sus visitas, ya que en 2009 cenó en Tacos del Julio y en 2017 en El Primo, ubicados en el centro.

Comentarios