Capacitan a personal de la UAEH para evacuar en caso de sismo

554
uaeh

Pachuca.-

La dirección de protección civil universitaria impartió el curso de Repliegue y evacuación, en el que se organizó a personal de las Torres de Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) para efectuar un simulacro, con el fin de que los trabajadores estén capacitados en caso de una emergencia ocasionada por un sismo.
El especialista e instructor César Emmanuel Sánchez Rodríguez explicó que el objetivo es contar con un plan de emergencia para que de esa forma los trabajadores del edificio conozcan las acciones que hay que tomar en caso de un terremoto de seis grados en la escala de Richter.

Ante personal que labora en los distintos pisos de las torres, expuso que un simulacro de gabinete como el que se realizó, es indispensable para el trabajo de campo de los encargados de Protección Civil.
El especialista destacó que lo primero que debe hacerse en caso de sismo es mantener la calma, por lo que realizar un repliegue hacia puntos seguros del edificio para, posteriormente, efectuar una evacuación total hacia los puntos de reunión externos del inmueble.

Explicó que en caso de sismo, la alarma deberá sonar dos veces. El primer toque de sirena anuncia el repliegue, que consiste en sacar a las personas de sus áreas de trabajo y llevarlas hacia las columnas del edificio. Una vez que suena por primera vez la alarma, se cuentan 60 segundos para desalojar las áreas de trabajo y en 15 segundos más deberá sonar la segunda alarma para evacuar a las personas haciendo filas de 10 integrantes.
“Deben evacuar en silencio por las escaleras, siempre por la derecha, sujetados del pasamanos hasta llegar a los puntos de reunión, que está uno de ellos en el estacionamiento y otro en la parte de atrás del edificio”, indicó el instructor de Protección Civil.

Durante el Curso de repliegue y evacuación, se mencionó que para que el personal logre salir del edificio se requieren tres brigadistas en cada piso del edificio: el primero de ellos informa al personal lo que hay qué hacer una vez que sonó la primera alarma; el segundo brigadista se queda al final verificando que ya nadie haya quedado rezagado; y el tercero se encarga de cortar los servicios de agua, luz y gas para evitar otros percances, como un incendio.
De esa forma, se efectuó un simulacro de sismo en el que se evacuó a todo el personal de las Torres de Rectoría. “La intención de este protocolo es ver cuánto tiempo se tardan y cómo se comporta la gente en el punto de reunión”, refirió Sánchez Rodríguez, al aclarar que aunque existan aplicaciones que alertan sobre sismos antes de que ocurran, esos instrumentos son muy poco confiables, por lo que pidió apegarse únicamente a la información del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano.

Comentarios