La comisión indicó que no genera daños a la salud

Pachuca.- La carne de caballo está permitida para consumo humano y no es dañina para la salud, informó en entrevista con Libre por convicción Independiente de Hidalgo Rosa Ceballos Orozco, encargada de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Hidalgo (Copriseh).

La funcionaria estatal dio la declaración anterior con respecto al estudio presentado por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) del análisis aleatorio en diversas ciudades del país sobre el manejo y comercialización de carne cruda y cocida, el cual señala a Pachuca como uno de los lugares donde se detectó la venta de carne de equino en lugar de res.

Tras aclarar que dicho análisis corresponde a 2016, la comisionada de profesión bióloga declaró que “la carne de caballo no hace daño y está permitida para consumo humano, así lo marca la norma oficial mexicana NOM 194-SSA1-2004”. También añadió que su venta está permitida.

Abundó que la carne de equino es comestible e incluso estados como Chihuahua, Zacatecas o Aguascalientes cuentan con rastro tipo inspección federal (TIF) dedicados al sacrificio, proceso e industrialización sanitaria de la carne de equino para su exportación a Asia y Europa. Además, puntualizó, no existe mucha diferencia entre la carne de equino y la de res.

Por lo anterior, estimó que la carne encontrada en Pachuca pudo provenir de cualquier otra entidad.

“Su consumo y venta es común en otros países, porque es magra, no tiene grasa y es muy buena carne”, indicó en enlace vía telefónica con este diario.

Ceballos Orozco enfatizó que uno de los principales objetivos del estudio es determinar por qué no se le dice a los consumidores que la carne es de caballo, tema que, continuó, compete a otra instancia “es decir, ver por qué se está engañado a la gente o determinar si hay un posible engaño”.

Explicó que de manera permanente realizan operativos de vigilancia sanitaria, tanto en mercados como en tianguis, lo que permite descartar la presencia de ese tipo de carne que provenga de rastros ubicados en la entidad.

A la fecha, explicó, la Copriseh realizó 384 visitas de verificación a establecimientos del sector, las cuales derivaron únicamente en dos suspensiones, una en Tulancingo y otra en Pachuca, debido a que los establecimientos no cumplían con las condiciones de limpieza requeridas.

La comisión tampoco detectó facturas en los establecimientos que acrediten la compra de carne de caballo.

Rosa Ceballos manifestó que el consumo de la carne en la entidad es seguro, además que la Copriseh vigila y capacita permanentemente a rastros y carnicerías, para generar conciencia sobre el daño a la salud ocasionado por el consumo de clembuterol.

Añadió que para que pueda realizarse el procesamiento y venta de los productos cárnicos vigilan la procedencia, medidas sanitarias, transporte, etiquetado, conservación y el manejo de los productos antes de ser entregados al consumidor.

Engaño al consumidor

  • La Procuraduría
    Federal del Consumidor (Profeco) informó que para tomar acciones contra los establecimientos por el presunto engaño en la venta de carne de caballo como si fuera de res es necesario que la Copriseh de a conocer, derivado de sus inspecciones y análisis de laboratorio, los establecimientos en donde detectó esa práctica
    De otra forma, informó la dependencia, estaría imposibilitada para actuar puesto que los inspectores de la Profeco no tienen manera de identificar el tipo de cárnico

Comentarios