“Si los hombres tuvieran que hacer su trabajo vil sin la ayuda de la mujer y el estimulante de la bebida fuerte, se verían obligados a ser más divinos y menos brutales” Caroline Herschel Cuando nos sentimos enamorados, nostálgicos, con sentimientos encontrados o simplemente felices, por lo regular nos ponemos a observar las estrellas notando su brillo, a la Luna con su gran esplendor y nos inspiramos platicándoles nuestras alegrías, tristezas o felicidad y a la vez, admiramos esa belleza incomparable que nos ofrece el Universo. Todas las mujeres somos soñadoras y nos fascina contemplar ese bello Universo y muchas de las veces nos inspiramos en él para desarrollar nuestros pensamientos e ilusiones, pero desafortunadamente, como mujeres soñadoras e investigadoras, hemos tenido que luchar por muchos años para que seamos tomadas en cuenta y ser reconocidas en nuestros descubrimientos, en ese aporte que hacemos para la humanidad.

En la astronomía no fue la excepción, incluso en la actualidad nos cuesta mucho trabajo poder nombrar a algunas mujeres cuando de ciencia se habla. Es tan importante hacer hincapié en reconocer las historias de aquellas mujeres que lucharon por lograr sus sueños. Esta sección, será siempre dedicada a aquellas mujeres amantes de lo que hacen y que día a día con pasión lo practican, a pesar de todos los obstáculos.

En esta ocasión se hablará de una mujer cuya existencia fue maravillosa y lo seguirá siendo. Hablemos de Caroline Herschel, una joven alemana que nació el 16 de marzo de 1750 en Hanover, Alemania. Su padre, Issac, era un talentoso músico y se propuso dar a sus seis hijos varones una formación en distintas disciplinas: música, matemáticas, astronomía, idiomas. La madre de Caroline no veía la necesidad de que una niña tuviera educación, solo buscaba que como mujer supiera lee y escribir, y además de eso, solo prefería que Caroline se ocupara de la casa. Pero, su padre, a escondidas, le daba a Caroline lecciones de música y le enseñaba algo de astronomía. ( Astrophysics Science Division (ASD) NASA/ GSFC, sf).

Desafortunadamente para esta impresionante mujer, la vida no solo le daba regalos increíbles como tener un padre muy apasionado y dispuesto a brindarle sus conocimientos, sino que la vida también le tenía una situación severa y difícil, por lo que, cuando tenía 10 años Caroline se enfermó de tifus. Esta enfermedad le detuvo el crecimiento en forma permanente. Sus padres se dieron cuenta de que esa minusvalía física le impediría contraer matrimonio y se resignaron a la idea de que sería una solterona y viviría sola por siempre. Caroline vivió en la casa de sus padres hasta los 22 años, su hermano William, que trabajaba en Bath, Inglaterra, pidió a su madre que Caroline se fuera a vivir con él, como ama de casa. (Biografias de mujeres extraordinarias, 2018).

Su hermano era un excelente músico, gracias a los conocimientos heredados por su padre, y además, también era un excelente conductor. En el contacto diario con su hermana, se dio cuenta que en ella existía una mágica combinación de excepcionales aptitudes para la música y las ciencias. Le impartió clases de matemáticas, astronomía e inglés. Esto también hizo que quisiera heredar los conocimientos musicales que tenía a su hermana impartiéndole lecciones para modular la voz. Todos estos conocimientos impartidos por su hermano, ayudaron para que Caroline se convirtiera en una conocida soprano. William le permitía presentarse antes de que él saliera a concierto, convirtiéndola en toda una profesional, a tal grado de ser solicitada como solista por la aristocracia de la ciudad. (Biografias de mujeres extraordinarias, 2018).

Sin embargo, el hobby de William era la astronomía y empleaba la mayor parte de su tiempo libre en construir telescopios cada vez más potentes, con los cuales podía observar con más precisión el espacio. Todo esto le dio cierta reputación a William, puesto que sus construcciones eran realmente impresionantes, por lo que al ganar popularidad, decidió dejar su trabajo como músico.

William dedicaba todo su tiempo en los telescopios y astronomía y su hermana Caroline empezó ayudando en ese nuevo proyecto, puesto que ya compartía con él, la pasión por la astronomía. Como es de imaginarse, primero fue aprendiz de su hermano y debido a su gran inteligencia comenzó a desempeñarse en ese nuevo concepto por sí misma. ( Astrophysics Science Division (ASD) NASA/ GSFC, sf).

Su trabajo consistía en esmerilar y pulir espejos, anotar observaciones que le dictaba noche tras noche, revisarlas durante el día y hacer cálculos algebraicos para establecer distancias astronómicas. Caroline desde ese momento decidió también entregar su vida al Universo. Cambió su típica vida de ama de casa por notable y reconocida astrónoma. Es así como, junto a su hermano, desarrollaron la matemática moderna para astronomía. (Biografias de mujeres extraordinarias, 2018). En 1781, su hermano descubrió un nuevo planeta, que estaba más allá de Saturno y lo llamó Jorge. El rey Jorge III, premió ese extraordinario descubrimiento, nombrándole astrónomo de la Corte de Inglaterra, con un sueldo de 200 libras al año. Eso ocasionó que William se ausentara por mucho tiempo del lugar donde creaban telescopios. Caroline aprovechó cada momento para observar el Universo haciendo sus propios avistamientos. En 1786 su hermano le regaló su propio telescopio, por lo que durante la noche observaba estrellas y por el día realizaba cálculos matemáticos.

En ese mismo año, “Caroline Herschel descubrió tres nuevas nebulosas (nubes brumosas donde se forman las estrellas). Entre 1786 y 1797 descubrió ocho cometas. En los años siguientes, Caroline catalogó cada descubrimiento que habían hecho su hermano y ella. Dos de los catálogos astronómicos publicados por Caroline Herschel están aún en uso hoy en día. En su cumpleaños número 96, Caroline Herschel fue premiada con la Medalla de Oro de Ciencia del Rey de Prusia por los logros alcanzados durante su vida”. ( Astrophysics Science Division (ASD) NASA/ GSFC, sf).

Caroline Herschel, mujer guapa, admirable, tenaz e inteligente falleció el 9 de enero de 1848, a los 97 años. Siempre la recordaremos por lo que hizo, pero sobre todo, por abrirnos el camino a la ciencia y ser un ejemplo a seguir de las nuevas y futuras generaciones.

“Un libro bien compuesto es una alfombra mágica, en la que somos instalados a un mundo en el que no podemos entrar de ninguna otra manera”

“La clase magistral rara vez pierde la oportunidad de insultar a una mujer que tiene la capacidad de algo, además del servicio a su señoría”
Caroline Herschel

Comentarios