22 mil 214 personas participaron en la edición 13 de la prueba, para imponer una marca

Pachuca.- Domingo. 7 horas. Decenas de personas comienzan a asomarse en las inmediaciones de la Preparatoria Uno. Visten ropa deportiva, tenis y una playera blanca con naranja y una garza al frente, con la leyenda: “13va carrera atlética FUL 2017”, la cual los identifica.

La avenida luce repleta. Apretujadas unas contra otras yacen 22 mil 214 personas impacientes por tomar la salida de una de las pruebas que más ha crecido en la entidad en los últimos años. Un dron se pasea sobre el contingente de casi un kilómetro mientras suena la cuenta regresiva.

El balazo y el banderazo, encabezados por el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Adolfo Pontigo Loyola, dan luz verde al arranque, al mismo tiempo que miles de cuerpos luchan por avanzar. Atravesar el arco de salida parece la primera misión imposible de la carrera.

En avenida Revolución, apenas unos metros después de la zona de inicio, comienzan a separarse los corredores de los trotadores. Sin importar el ritmo, ambos grupos tienen algo en común: esquivar a los caminadores.

Sobre avenida Madero, el primer puesto de hidratación. El Sol comenzó a molestar en la cara. Un ligero ascenso fue cansando para los que no suelen correr cotidianamente. Un Garzabús apareció a un costado del parque Pasteur, cuyo conductor ofrecía llevar a quienes ya no pudieran continuar.

La ruta quebró justo frente al hospital general. El paso frente a Radio UAEH era obligado. Segundo puesto de hidratación y también primera oportunidad para cortar ruta, algunos lo hicieron, la mayoría respetó la línea blanca… “Línea blanca la tuya”, gritó un corredor a alguien que cuidaba que se respetara el trazado.

Las piernas ya se sentían cansadas y el Sol no ayudaba cuando el trayecto regresó a la Pachuca-Tulancingo. A lo lejos se vislumbraba el puente vehicular frente a la colonia 11 de Julio, como uno de los retos más importantes de la ruta.

Respiraciones agitadas fueron la constante para quienes osaron subirlo a trote o corriendo, sorteando a los caminadores. El ascenso parecía interminable, pero después llegó la calma, la bajada hizo recuperar el ritmo y dio cierto alivio, la meta estaba cerca.

Tras el retorno frente a Ciudad del Conocimiento, la sensación de completar el reto ya se sentía entre el pelotón. Mientras cientos entraban, otros tantos salían con sus medallas de la letra U en el pecho; la motivación de quedarse con una de las 3 mil preseas que se repartieron ayudó a apretar el paso.

La llegada a la meta estaba repleta de corredores, quienes aplaudían el paso de otros. Los afortunados recibieron un ticket canjeable por la presea, los demás siguieron corriendo en busca de agua.

El sudor en la cara y las playeras eran muestra del esfuerzo realizado ese domingo por la mañana, el día en que la carrera de la FUL volvió a hacer historia al imponer un récord de participación en el estado y un reto que romper para 2018.

Los ganadores

Femenil
1° Sandra Martínez Trejo
2° Yudith Torres González
3° Brenda Chávez Mejía
4° Liliana Torres González
5° Dulce Bautista Soto
6° Mónica López Rangel

Varonil
1° Erick Rodríguez Martínez
2° José Luis Soto Soto
3° Fernando Lozano López
4° Gustavo Gutiérrez Rangel
5° Víctor Mercado León
6° Francisco Santana Rubio

Comentarios