La enorme presión de la opinión pública en Estados Unidos (EU), a 16 meses de las elecciones, sobre el abuso sexual de menores por el recidivista Jeffrey Epstein (“pedofilia cupular del multimillonario: Casa Blanca/Virgin Islands/Israel”); orilló a Alexander Acosta (AA), único latino en el gabinete, a presentar su renuncia como secretario del Trabajo.

Hace 12 años AA, entonces fiscal de Miami, operó la “subasta” de la “justicia” mediante un “pacto secreto” con el consuetudinario criminal sexual de menores Epstein, consagrado a la especulación en Wall Street.

En diciembre de 2018, legisladores de EU exigieron investigar la añeja venalidad de AA, quien redujo en forma atroz la condena de Epstein con una mínima detención de 13 meses que le permitía en forma insólita salir cada mañana de su confinamiento de lujo en Miami para ir a “trabajar” 12 horas (sic) a su oficina y regresar frescamente a dormir. !Solo faltó que AA hubiera condenado a las huérfanas indefensas!
Considerando la totalidad de perjuicios y las personalidades implicadas, a mi juicio, el grupo vinculado a George Soros –cuyo sobrino Peter Soros resplandece en la fétida “lista negra”–sale más dañado que Trump, quien de inmediato pasó al control de daños orillando a su secretario del Trabajo a dimitir.

Tan es así que el saliente primer israelí Bibi Netanyahu y al mismo tiempo ministro de Defensa dimisionario –gran aliado de Trump/Jared Kushner/Sheldon Adelson– emprendió una feroz campaña para demoler la imagen del exprimer y también exministro de defensa Ehud Barak, gran aliado de Soros, quien compite en las próximas elecciones de Israel.

Barak, ahora gran empresario de una trasnacional distribuidora de mariguana Intercure, recibió extraños donativos por 2.

3 millones de dólares de Epstein para una inversión en una startup clandestina, que huele más bien a un andamiaje supra-estatal de espionaje sexual y de inherente chantaje político.

Con tanto escándalo sexual a cuestas, ya se encuentran inmunizados Bill Clinton (verbigracia el caso de Mónica Lewinsky) –viajero frecuente en el jet privado Lolita Express del depravado multimillonario– y Trump –a quien Epstein introdujo con su hoy esposa la exmodelo Melania: como sucedió con Mitrídates VI, rey del Veneno, quien de tanto ingerir pociones pequeñas de ponzoña se volvió inmune a dosis mayores.

El problema es para el restante de la “pequeña (sic) lista negra” de 92 páginas develada por el blog neoyorquino Gawker.

Lo más triste es que, a cambio de su silencio, las testigos potenciales aceptaron 350 mil dólares de Epstein.

Sputnik fustiga el “sistema criminal de justicia de EU que ignora crímenes como los de Epstein, mientras castiga a los vulnerables”.

Los caminos de los recientes escándalos de abuso sexual y pedofilia en EU/Gran Bretaña/Israel y el globalista paraíso fiscal US Virgin Islands llevan a los mismos titiriteros en forma circular: desde el degenerado cineasta hollywoodense Harvey Weinstein, socio de Barak, hasta México: con el fétido albergue de Mamá Rosa de 500 menores flagelados sexualmente –premiada por Felipe Calderón y “defendida” por un miembro del consejo de administración de Televisa, donde están embrollados Vicente Fox (presunto asociado de Soros) y un segmento del Partido Acción Nacional (PAN), así como la secta de esclavitud sexual NXIVM, que implica a hijos/hijas de tres expresidentes (Salinas/De la Madrid/Fox), a la que pertenecía Clare W Bronfman, hija del omnipotente dueño de Seagram, Edgar Bronfman, expresidente del Jewish World Congress.

El albergue Mamá Rosa fue incendiado para no dejar rastros, como fue incinerada la “justicia de EU” por AA.

Caso Epstein

http://alfredojalife.com
Facebook: Alfredo Jalife
https://vk.com/alfredojalife

Comentarios