Cantautor, multiinstrumentista y maestro en la escritura de melodías de folk-pop, que hoy es todo un clásico.

Se trata de Steven Demetre Georgiou, más conocido como Cat Stevens. Nacido en Londres el 21 de julio de 1948. Su padre era un inmigrante griego, restaurantero en Inglaterra, su madre era de origen sueco. Fue el tercer hijo. A los 15 años, inspirado en la popularidad de The Beatles, desarrolló su interés en la guitarra, convenció a su padre de comprar por ocho libras su primer guitarra acústica, con la cual desatendía sus actividades familiares con la intención de escaparse a la azotea de su casa, donde practicaba y componía sus primeras canciones. También desarrolló sus habilidades como dibujante.

A mediados de la década de 1960 comenzó a presentar sus canciones en los cafés y clubs de su localidad. Al principio trató de formar una banda, optando por trabajar como solista. Tras una actuación fue felicitado por Mike Hurst, miembro del grupo The Springfields, quien lo recomendó a la Decca Records y a Tony Hall. El nombre de Cat Stevens surgió porque su novia decía que tenía ojos de gato, comentando que él no podía suponer que alguien acudiera a una discoteca y pidiera un disco de Steven Demetre Georgiou.

Su primer éxito de 1966 fue Amo a mi perro, convirtiéndolo en una celebridad de inmediato. En 1966 alcanzó el número dos con Matthew y el hijo. En 1967, su siguiente disco Nuevo maestro, también de esencia pop, no logró el éxito esperado; en esa etapa contrajo tuberculosis, además de que se le colapsó un pulmón, hecho que marcó su sentido existencial tras un largo periodo de recuperación, por lo que comenzó a cambiar su vida hacia una orientación más espiritual.

A principios de la década de 1970, Cat Stevens fue relacionado románticamente con la cantante Carly Simon. En 1970 firmó con la marca Island Records, siendo su productor en varios de sus discos Paul Samwell-Smith, exintegrante de los Yardbirds, y grabó su tercer material de larga duración Mona Bone Jakon, que incluía la melodía “Katmandú”, en la que toca la flauta Peter Gabriel (Génesis).

En 1971 lanzó su cuarto vinyl Té para el Tillerman, que incluía el estupendo tema “Mundo salvaje”. Ese año grabó el álbum magistral de nombre El bromista y el gato de fuego. Para 1972 mostró su disco Atrapa toros a las cuatro, título que proviene de uno de los 10 toros del zen; en ese álbum continuó con las letras introspectivas y espirituales, combinando lo acústico con lo eléctrico, apoyado de una voz áspera y más inclinada al rock.

En 1973 se vio en la necesidad de emigrar a Río de Janeiro, Brasil, para cumplir el exilio impuesto por el Reino Unido; en ese periodo creó el álbum Extranjero, que era un cambio de estilo musical que lo había llevado al pináculo de su carrera; en este destaca la ejecución de teclados. Para 1974 sacó el disco Buda y la caja de chocolates, una continuidad a su disco anterior, en gran medida un retorno a la instrumentación y estilos empleados en sus dos primeros álbumes con el sello Island.

Sus siguientes discos a partir de 1975 fueron trabajos que alcanzaron una notoriedad estimable a pesar de sus mínimos resultados artísticos. Posteriormente fue introducido en la lectura del Corán, cambiándose al Islam, adoptando el nombre de Yusuf Islam. Después de lanzar su último álbum como Cat Stevens, se retiró de la música folk-pop.

Tuvo cinco hijos, se cambió a la religión musulmana, renegando del negocio de la música, abandonando su carrera, dedicando su vida al estudio espiritual y a las personas más necesitadas, a quienes apoyó subastando gran parte de sus bienes, incluyendo sus instrumentos musicales, creando en Londres centros de caridad y colegios educativos islámicos, uno de los cuales fue inaugurado por el príncipe de Gales.

En 2006 retornó al mundo del pop, grabando un nuevo disco que tituló Otra taza. En 2009 publicó el álbum Cantante del camino, bajo el nombre de Yusuf Islam. En 2013 realizó conciertos en diversas partes del mundo bajo su nombre actual. Ya en 2017 marcó 50 años desde el lanzamiento de Matthew y el hijo y el inicio de la ilustre carrera de Cat/Yusuf. En ese tiempo, él ha cautivado los corazones de diversas generaciones, entretenido a millones y traído esperanza y asistencia a los necesitados. Ha tenido el coraje de seguir sus convicciones y el resultado ha sido una vida de aventuras extraordinarias que continúa compartiendo a través de sus cautivadoras canciones.

En un plano estrictamente compositivo, Cat Stevens permanecerá como una de las personalidades musicales más importantes y significativas surgidas en el Reino Unido a finales de la década de 1960 y parte de la de 1970.

De forma personal recomiendo algunos de sus discos que considero no deben faltar en una buena colección: Mona Bone Jakon, Té para el Tillerman, Atrapa toros a las cuatro y Extranjero, entre algunos otros que sean del gusto de ustedes.
Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

Comentarios