Si es que en todos sitios se cuecen habas, que una persona rompa la ley es un delito o crimen, dependiendo de la naturaleza del mismo, eso lo lleva a ser investigado y en el presunto caso de ser encontrado culpable, se dicta sentencia y debe purgar la condena que está en la ley y que el juez del asunto decide dentro de un parámetro de años de pena, que, como dije ya, se marca en la ley, y el imputado tiene que cumplir en prisión.
Bien, ¡pues no es así! En Cataluña puedes ser investigado (Junqueras) como exvicepresidente por varios delitos y aún no solo poder ser candidato a diputado, sino ser electo y pedirle al juez un permiso para acudir al parlamento a cumplir con la encomienda del pueblo, pero ¿y qué sinsentido es este? Bueno, y qué hacemos cuando se trate de un prófugo de la ley: Puigdemont, expresidente de Catalunya, fugado y perseguido por la ley, no solo es diputado, sino, propuesto a ser una vez más presidente de esa autonomía española, gana y quiere serlo sin regresar a la tierra y con la población que lo eligió, sino ser un holograma, para que no lo aprehendan por ser un prófugo de la ley, para así poder ser presidente de esa región de España. Qué es esto, cómo se le puede siquiera ocurrir a este hombre burlarse, porque hay que ver que eso sí es burlarte de tu electorado, ni siquiera pensar en ello, mucho menos buscar que asesores jurídicos vean cómo y dónde en la ley de Catalunya cabe semejante disparate, irregularidad, ilegalidad.
Vamos, veamos que la mesa del parlamento con mayoría Puidgemonyista, ya va a ver de qué manera viola la ley para llevarlo a cabo y violar también la Constitución española, una vez más, para hacerlo presidente de esa región, ¡separatista, mala administrativamente y antieuropeísta!
Si es que lo de España es una barbaridad, en Estados Unidos y Trump también tienen lo suyo; en América Latina, pues hombre, baste con Perú por hablar de algo reciente y así en todas partes, que se requiere ¡un gran cambio!, que permita meter a todos los enfermos de esa, la malapatía de hoy y epidémica, el mesianismo, meterlos digo al psiquiátrico, de verdad no sacarlos hasta que exista una cura, 100 por ciento comprobada y efectiva.
Mesías; enfermedad psiquiátrica, parecida en su forma de pensar y de actuar a la del psicópata, que se cree haber hablado con Dios y que en esa plática le dijo que era el Mesías que salvaría al mundo o a su región, o a su país de todos los males, es decir, el creerse haber escuchado la voz de alguien, generalmente de Dios, o ser el enviado de una divinidad para arreglar todo. ¡Enfermedad muy parecida a la esquizofrenia, que no permite más que ser esquizofrénico!

Comentarios