Debido a los estereotipos de género y a cuestiones naturales y culturales, la participación de las mujeres en ámbitos como la política, el arte o el deporte ha sido escasa y tardía. En Juegos Olímpicos, por ejemplo, hubo una tímida participación de las mujeres desde 1900, la cual ha ido creciendo paulatinamente, hasta que en Londres 2012, 46 por ciento fueron competidoras, una cantidad nunca antes vista.

Deportes, ¿solo para hombres?

A lo largo del tiempo, las mujeres han ido demostrando que son capaces de competir en cualquier deporte, incluso en los considerados “solo para hombres”, aun cuando sean “rudos”.

Futbol americano. La Lingerie Football League ha demostrado que las mujeres también pueden practicar ese rudo deporte. El primer encuentro tuvo lugar en 2004, en el medio tiempo de la edición 38 del Super Bowl. Se enfrentan dos equipos de siete jugadoras cada uno, y la principal característica es que todas ellas participan en lencería.

Boxeo. Se dice que desde hace mucho tiempo las mujeres ya habían practicado ese deporte, el cual se comenzó a popularizar hasta mediados del siglo XX. Sin embargo, fue hasta 2012 cuando las boxeadoras debutaron de manera oficial en los Juegos Olímpicos. En su primera edición solo se consideraron tres divisiones: mosca, ligero y mediano.

Halterofilia. En 1987 fue celebrado el primer campeonato de halterofilia femenina, y 13 años más tarde fue incluida por vez primera en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, sus categorías son siete, mientras que las masculinas cuentan con ocho. En los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, la mexicana Soraya Jiménez ganó la medalla de oro en esa categoría.

Automovilismo. María Teresa de Filippis fue la primera mujer piloto de Fórmula Uno y debutó en 1958 en las calificaciones del Gran Premio de Mónaco, donde consiguió una histórica plaza 10 en la carrera de spa. Hace poco, la piloto Danica Patrick se convirtió en la primera mujer en lograr la pole position en la historia de Nascar, y después terminó en el octavo sitio del Daytona 500, el mejor para una mujer hasta ahora.

Semblanza

La fascinación que causa lo misterioso y lo desconocido es descomunal. En El libro de los monstruos se reúnen todas las criaturas abominables –y no tanto– que han sido parte de la cultura desde el cine, la literatura, el cómic o el folclor. Los hay de todas formas y tamaños: acuáticos, celestes y terrestres; peludos o con escamas, con colmillos o lenguas largas.

En El libro de los monstruos encontrarás desde el monstruo del pantano que ocupa los siniestros bosques de Estados Unidos, al Chupacabras mexicano, a los europeos, a los demonios asiáticos, entre muchos otros que te pondrán los pelos de punta y te acompañarán hasta en tus peores pesadillas.

Semblanza

Comentarios