En el marco del programa ¡Leo… luego existo!, auspiciado por la dirección de fomento a la lectura de la UAEH y realizado por el INBA

Actopan

Con poesía de la escritora hidalguense Margarita Michelena, el actor José María de Tavira se presentó en la Escuela Superior de Actopan (ESA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en el marco del programa ¡Leo… luego existo!
El programa es auspiciado por la dirección de fomento a la lectura de la UAEH y llevado a cabo por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), mismo que conmemora el centenario del natalicio de Michelena.
Tavira, quien ya participó antes en el programa, se dijo emocionado al asistir por primera vez al campus universitario, ya que la comunidad estudiantil se mostró interesada en la lectura.
Al término de la presentación, Libre por convicción Independiente de Hidalgo platicó con el protagonista de Amar a morir sobre esa participación y su opinión respecto al programa que busca fomentar la lectura.

“Vi mucho entusiasmo, muchas ganas de compartir y de repente sí sentí que pudimos transmitir a través de las palabras algo […] leí ‘La Elegía’, ‘Cuando digo amor’, ‘La tristeza terrestre’”.

Con varios años trabajando con el INBA en esa actividad, José María asegura que es un programa al cual le tiene mucha fe, ya que, de acuerdo con el actor, es uno de los más efectivos que hay para la cultura en México.

“Algo que es maravilloso de ¡Leo… luego existo!, es la capacidad que tiene de llegar a los rincones del país, es un país muy grande y yo no conocía Actopan, entonces ya tuve el privilegio de venir acá.”
Sobre el hábito de la lectura, mencionó que considera que en el país apenas está formándose.
“Somos un país muy poco lector y el porqué de la importancia es simple y sencillamente porque el ejercicio de la lectura es el ejercicio neural más completo que hay, nunca tu cerebro funciona más y mejor que cuando estás leyendo, te prepara para cualquier rubro de la vida, además en la lectura lo que más nos atrapa es la ficción.”
Dijo que siempre se habla de la educación técnica o académica, pero no de lo que enseña a ser personas; “la manera más privilegiada, me parece, es a través de los personajes y a través de las situaciones de otras persona”.

Añadió que para continuar con el hábito de la lectura debe compartirse el entusiasmo, “a mí me choca la manera autoritaria de decir ‘tienes que leer’, eso no es entusiasmar, lo que tenemos que hacer en este programa es lanzar chispas que ojalá puedan prender un incendio de pasión por la lectura en los que nos escuchan del otro lado”.
José María de Tavira prepara una obra de teatro que se titula El corazón de la materia, a estrenarse en el Centro Nacional de las Artes el 19 de abril.

Lo que tenemos que hacer en este programa es lanzar chispas que ojalá puedan prender un incendio de pasión por la lectura”

Comentarios