Celebra INAH congreso sobre registro de patrimonio cultural

253
congreso

La mesa “Balances generales, específicos y objetivos sobre el registro cultural” arrancó las actividades programadas

Pachuca.- Pensado como un espacio de reflexión y encuentro, donde el diálogo será un elemento fundamental para intercambiar opiniones y experiencias, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) arrancó la mañana de ayer el primer Congreso sobre Registro Público del Patrimonio Cultural.

El evento académico, con miras a tener prácticas cada vez más eficientes en la protección, conservación y difusión del legado mexicano, será celebrado hasta el viernes en formato virtual, ello en el marco de la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura federal.

La inauguración corrió a cargo de la coordinadora nacional de asuntos jurídicos del INAH Socorro Villarreal, quien destacó la importancia del registro del patrimonio, tarea que desde 2008 incorporó a los monumentos, bienes paleontológicos y, por primera vez, a las colecciones bajo custodia del instituto, las cuales la catalogación pública no había considerado.

La funcionaria comentó que el congreso reunirá a más de 30 investigadores del INAH y de otras instituciones, entre arqueólogos, restauradores, paleontólogos, arquitectos e historiadores, quienes abordarán retos, dificultades, dudas y éxitos de las actividades que realizan día a día en la inscripción de muebles e inmuebles; así como especialistas del área de informática, la cual ha sido fundamental para el desarrollo de la base de datos.

El encuentro, transmitido por el canal de INAH TV en Youtube, arrancó con la mesa “Balances generales, específicos y objetivos sobre el registro cultural”, en la que la arqueóloga Silvia Mesa Dávila, titular de la dirección de registro público de monumentos y zonas arqueológicas (DRPMZA), habló de la labor de dicha área.

En su ponencia “Reformulación del registro público de monumentos a 48 años de su fundación” explicó que entre 1984 y 1988, con el Proyecto del Atlas Arqueológico Nacional de Enrique Nalda, al que se incorporó en 1985, fue desechada la posibilidad de que el registro arqueológico continuara siendo lo que él llamaba un “subproducto” o actividad subordinada al progreso de la investigación arqueológica regional.

Entre 2007 y 2008, agregó, el promedio de solicitudes de ingreso de bienes en manos de particulares, que se recibían, eran alrededor de 40 al año, pero actualmente son entre 90 y 100.

“Se han superado los 2 millones de bienes inscritos; actualmente, son 2 millones 97 mil a nivel nacional. Han sido ingresados objetos que estaban en manos de particulares como el denominado Bloque del Cascajal, de origen olmeca”, finalizó.

Comentarios