Celebran que bodas LGBT sean realidad

421
Bodas LGBT,Yolanda Molina

La activista en el tema Yolanda Molina aseguró que eso era una deuda que tenía el Legislativo

Pachuca.- Tras la aprobación del matrimonio igualitario en la entidad, Yolanda Molina, coordinadora del nodo Hidalgo, refirió que ese es un paso firme a la garantía de los derechos de la comunidad LGBT, ya que ahora las personas del mismo sexo podrán ser esposos o esposas.

“Este logro marca un antes y un después en la vida hidalguenses, cuando las y los diputados reafirmaron que los derechos humanos no se someten a consulta.

“El reconocimiento del matrimonio y concubinato para parejas del mismo sexo era una deuda que el Congreso y el gobernador tenían con la comunidad LGBT”, expuso.

Asimismo, explicó que en 2014 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró como inconstitucional el artículo vigente en Hidalgo sobre el matrimonio, ya que la unión solo era reconocida entre un hombre y una mujer, excluyendo a las parejas del mismo sexo.

Posteriormente, la jurisprudencia de 2015 de la SCJN hizo más cortos los tiempos en la resolución de amparos, ya que las parejas tenían que esperar hasta dos años para tener la sentencia.

Bajo ese contexto, cinco parejas obtuvieron un amparo para casarse en Hidalgo, no obstante, fueron brindadas más de 100 asesorías a parejas, pero debido a que el proceso era largo, decidieron contraer matrimonio en la Ciudad de México, ya que representaba menos trámite y facilidad de acceso.

Al respecto, Yolanda Molina explicó que “no necesitamos ir en un camión a otra ciudad para tener los derechos que merecemos”.

En relación a la aprobación del matrimonio igualitario en Hidalgo, expuso: “¿Qué significará? Bueno, que las personas LGBT sepan que gozan de las mismas oportunidades que las parejas heterosexuales, que pueden vivir en un ambiente libre de discriminación, que accederán a derechos patrimoniales, de identidad, de filiación, de seguridad social sin temor a ser rechazados, que las infancias y juventudes LGBT vivirán con menos estigma, con menos discriminación de la que vivimos las personas que dimos el todo por el todo por conseguir estos derechos”, puntualizó.

Aún falta

La primera pareja de mujeres que se casó vía amparo manifestó que aún falta que esa aprobación aterrice en los registros civiles y pláticas prematrimoniales, ya que son excluyentes de parejas del mismo sexo.

“En mi acta de matrimonio, yo soy ‘Él’”, dijo una de las esposas, ya que las actas de matrimonio no están modificadas para una unión entre personas del mismo sexo.

Asimismo, se congratularon de que “ahora puedo decir en el seguro que ella es mi esposa, pasamos a consulta juntas. Para ella es el reconocimiento de lo que somos”.

Ellas residían en diferentes ciudades, pero eso no impidió que hace seis años se propusieran matrimonio, pero también comenzaron el camino para buscar opciones para hacerlo en la Ciudad de México; años después se encontraron con Yolanda Molina, coordinadora de Matrimonio Igualitario nodo Hidalgo, que promueve el casamiento entre personas del mismo sexo.

Ahora con el acta, la pareja recibe atención médica en el IMSS desde febrero de 2014, pues el instituto comenzó a afiliar a parejas del mismo sexo en congruencia con los criterios emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación como interpretación del artículo primero constitucional y en cumplimiento con la resolución 2/2011, emitida por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Ahora que es un derecho garantizado, ambas coincidieron en que el amor va más allá que un papel o un trámite legal, “cuando sabes que es el amor de tu vida, no importa si están en matrimonio o no, pero es mejor saber que tu pareja, la persona que más amas en este mundo, está protegida por la ley”.

Comentarios