Celebrar a las compositoras

178

La Sociedad de Autores y Compositores de México fue creada en enero de 1945 y varias décadas después se estableció que también en ese mes se iba a celebrar a quienes acompañan nuestras vidas con sus inspiraciones musicales, así, el 15 de enero está dedicado a quienes crean letras siempre acompañadas con el ritmo de cualquier género musical.
Necia como soy, sigo trabajando un tema que desde hace años me encantó, las mujeres compositoras. Al revisar las propuestas de las contadas investigaciones sobre música en México, existen pocos estudios sobre ellas.
Un primer esfuerzo impreso fue el de Esperanza Pulido. Ella escribió el libro titulado La mujer mexicana en la música. Su investigación hace un recorrido cronológico de la época prehispánica hasta la década de 1930 del siglo XX. La autora levantó la voz con indignación y preguntó: “¿Dónde está la mayoría de ellas? Tal parece como si la tierra se las hubiera tragado”.
Guadalupe Huacuz es otra investigadora que ha contribuido a fortalecer la memoria musical femenina y realizó un estudio sobre las mujeres en la música en el siglo XIX. Ella recuperó las investigaciones realizadas en otros países sobre mujeres y música. Otro de los trabajos más recientes que da voz a las mujeres mexicanas dedicadas a la música es el de Clara Meierovich, entrevistó a 16 mujeres compositoras del país e insistió en la importancia de realizar un estudio actualizado de recapitulación sobre la incursión específica de la mujer en la creación musical.
Por su parte, Citlali Ulloa propuso aproximarse a lo que se ha escrito sobre el tema y a reflexionar respecto a lo que se ha denominado “musicología feminista”. Ella consideró que esa nueva corriente de estudio incluye planteamientos relevantes al encargarse de analizar e interpretar obras y autoras, alejándose de las descripciones formalistas, al estudiar no solo los sonidos, “sino también las circunstancias de su creación y consumo, tomando en cuenta los contextos e historias de vida, con el fin de hacer evidentes las razones por las que han sido invisibilizadas las mujeres”.
En ese recorrido, encontré un texto escrito por Roberto García Bonilla, quien recuperó a 11 mexicanas compositoras. Una de las partes más representativas del interrogatorio es cuando les preguntó qué significa para ellas la música. Algunas respuestas recuperaron un lado humano y sensible:
“Escribo música principalmente por un simple, pero impetuoso deseo de expresión. Expresión de mis propias convicciones, experiencias, emociones y fantasías. A partir de ahí, existen múltiples razones, no necesariamente en ese orden, por satisfacer un deseo de comunicación por ejercitar y acrecentar la capacidad creativa, por dar cauce a la imaginación, por necesidad de trascendencia, por dar plenitud a mi vocación, por proporcionarme el goce tan pleno e íntimo de jugar con las sonoridades; por un compromiso ante la vida; por aumentar mis conocimientos y retar mi inteligencia, por la fascinación que la música ejerce sobre mí.”
Felicidades a todas las mujeres compositoras en México.

Comentarios