Asimismo, dijo que participa en acciones pertinentes para responder de manera inmediata y oportuna a las recomendaciones en la materia

Ciudad de México.-

Las recomendaciones hechas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) a la cementera Cruz Azul no inciden en la operación de la planta, aclaró la firma en comunicado.

La clausura no se llevó a cabo para la cooperativa La Cruz Azul, por lo que no se han visto afectadas las actividades diarias de la cementera ni la capacidad de producción de la planta, localizada en Tula.

El complejo, cita el comunicado, trabaja de manera normal bajo los estándares y normas de calidad de la institución, así como respetando las normas ambientales y de seguridad recomendadas por la autoridad.

Asimismo, participa en las acciones pertinentes para responder de manera inmediata y oportuna a las recomendaciones de la Profepa, para regular las indicaciones de la dependencia, que se enfocan a la implementación de nuevas tecnologías que La Cruz Azul ha considerado para mejorar las condiciones del medio ambiente.

Dichas mejoras tecnológicas responden a la creciente demanda de sus productos, para lo cual la empresa invierte más de 300 millones de dólares, como fue anunciado a principios del presente año.

Lo anterior fue comunicado por la empresa luego de la nota difundida ayer en la que se informó que fue clausurada de “manera total temporal la empresa cooperativa La Cruz Azul SCL” por carecer de la autorización vigente expedida por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en materia de impacto ambiental, correspondiente al proyecto de incorporación tecnológico en la planta de Cruz Azul Hidalgo.

Comentarios